Artículo de • Publicado el 06/02/2016

Bob Willoughby “Jazz – Body and Soul”

El libro recoge una selección de fotografías exclusivamente de músicos del ámbito del jazz realizadas por Bob Willoughby, todas en blanco y negro, con preferencia del periodo 1950-1954, y alguna posterior cuando su actividad estaba centrada en la industria del gran Hollywood.

Bob Willoughby en 1968.

Bob Willoughby en 1968.

Bob Willoughby
Jazz – Body and Soul
© Art Blume, 2013 (edición lengua española)
176 páginas

Desfilan por la páginas del libro figuras como Louis Armstrong, Chet Baker, Miles Davis, Gerry Mulligan, Dave Brubeck, Duke Ellington, Benny Goodman, Billie Holiday, Frank Sinatra, Dizzy Gillespie, Coleman Hawkins, Oscar Peterson, Stan Getz, Ella Fitzgerald, Stan Kenton, Lee Konitz, Teddy Wilson… y hasta más de setenta grandes músicos.

En el último capítulo se reproducen fotos tomadas unos cuarenta años después a otra generación de músicos de jazz, en el Festival de Jazz de Stuttgart de 1992 en Alemania: Pat Metheny, Tom Harrell, John McLaughlin, Jan Garbarek… y sobre todo otro relativamente joven músico que le dejó impresionado: Wynton Marsalis. A él y a sus músicos Marcus Roberts y Wycliffe Gordon, les dedica unas cuantas fotos. Willoughby confiesa que en esa época ya no seguía la evolución del jazz, y tomó esas fotos por la insistencia de los organizadores del festival y el empuje de su esposa. En mi opinión, las mejores fotos que se reproducen en el libro son las tomadas en los años 50.

Una de las más celebradas fotografías de Willoughby: el honker Big Jay McNeely  en 1951 provocando el delirio del público en uno de sus tórridos conciertos.

Una de las más celebradas y vibrantes fotografías de Willoughby que describen una época: el honker Big Jay McNeely en 1951 provocando el delirio de un público joven en uno de sus tórridos conciertos.

Billie Holiday en 1952.

Billie Holiday en el club The Tiffany de Los Angeles en 1952.

Louis Armstrong en las escaleras de los estudios de MGM, 1950.

Louis Armstrong en las escaleras de los estudios de MGM, 1950.

Gerry Mulligan calentando motores en 1953.

Gerry Mulligan calentando motores en 1953.

Bob Willoughby fue uno de los grandes fotógrafos del star system en la época dorada de Hollywood. Su primer trabajo para Warner Bros fue un reportaje de Judy Garland, y una de esas fotos fue elegida por la revista Life para publicar en su portada. Eso fue en 1954, y durante los siguientes veinte años cubrió más de 100 películas. Sus fotos fueron solicitadas por las mejores revistas de reportajes fotográficos de la época, además del mencionado Life Magazine Look, Harper’s Bazaar, Vogue…. Willoughby tiene fotos expuestas en la Tate’s Gallery o el Museum of Modern Art.

En su labor como fotógrafo documenta especialmente el Hollywood de los años 50 y 60, y ha merecido numerosos premios de prestigio. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood, o sea la célebre institución que otorga los premios Oscar, le honró en 1998 con una gran exposición retrospectiva. A principios de los años 90 se mudó con su familia a Irlanda y finalmente se estableció en Vence, al sur de Francia, donde murió en 2009 con 82 años.

Pero antes de su exitosa actividad en los platós de Hollywood su afición al jazz le llevó a los estudios de grabación y clubes nocturnos de la Costa Oeste donde tocaban sus músicos preferidos, y naturalmente llevaba la cámara consigo con la que, para nuestro deleite, capturó magníficos instantes.

La caja rígida ilustrada con una estupenda foto de Koko Taylor le da al libro una prestancia lujosa. La introducción está escrita por Dave Brubeck, que utilizó una foto de Bob Willoughby en la portada de su primer disco en cuarteto con Paul Desmond. Las fotos se reproducen en grandes tamaños, algunas a doble página, todas con un breve comentario en el que se refleja el grado de apasionamiento de Willoughby, y en los que se trasluce un gusto por un jazz que al aficionado actual se le antojará como muy clásico.

En resumen, un bonito libro de fotografía que ilustra el ambiente del jazz de la Costa Oeste en unos años en los que bop y swing compartían escenarios, con esa estética tan de la época, y que creó escuela, de fondos negros que destacan el protagonismo del músico en su actuación ante el público. El económico precio con el que se puede encontrar en la FNAC (9,95€) es un buen estímulo, no sólo para el aficionado a la fotografía.

© Tocho, 2016

 
Bob Willoughby debe su prestigio a las fotos de estrellas del cine tomadas en los estudios de Hollywood. En este vídeo se muestran algunas de sus instantáneas más conocidas y que no son el objeto del libro que aquí se comenta (excepto la del fotogénico Chet Baker que aparece poco antes de acabar el video).

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

No hay comentarios

Publica tu comentario