DeJohnette, Coltrane & Garrison
Artículo de • Publicado el 09/08/2016

Reseñas norteñas: DeJohnette, Coltrane & Garrison en San Sebastián

Crónica del concierto ofrecido en el marco del 51º Festival de Jazz de Donosti-San Sebastián por Jack DeJohnette, Ravi Coltrane y Matthew Garrison en la Plaza de la Trinidad el día 23 de julio de 2016.

Ibrahim Maalouf

La banda de Maalouf en el escenario del Kursaal

San Sebastián. Donostia. Estaba yo en el Kursaal, en el presunto concierto de Ibrahim Maalouf, intentado responder a algunas preguntas clave: ¿Soy yo un marciano? ¿Lo son los demás? Porque aquello se pasaba de pachanga, lo de Maalouf estaba siendo de vergüenza ajena. Y aun así al público se lo veía enfervorizado, pasándoselo pipa, como si fuera el mejor espectáculo del mundo. ¿San Sebastián? ¡Donostia! Pues eso quería yo, dejar de ser un santo y convertirme en Don-Hostia, y empezar a repartir. Discúlpenme, pero es que llevaba un día raro. Ya había tenido un desencuentro con un taxista y un encuentro con un “Carnet de Alberguista”, y ahora, de remate, me tocaba las narices un trompetista. Por suerte yo soy un tipo optimista, así que procuré calmarme y, tras el desastre del Kursaal, me dirigí a la Plaza de la Trinidad a ver si mejoraba la racha.
 
Sobre el escenario teníamos a Ravi Coltrane (saxo tenor, saxo soprano, saxo sopranino), Matthew Garrison (bajo eléctrico, electrónica) y por supuesto al gran Jack DeJohnette (batería, piano). El trío venía a presentar su estupendo álbum “In Movement”, editado por el sello ECM este mismo año.
 
Y, como ocurre en el álbum, el comienzo fue nada menos que con el Alabama de John Coltrane. Es una pieza que tiene un origen triste: una elegía a aquellas cuatro niñas que murieron en una iglesia en Alabama en 1963, debido a la explosión de una bomba colocada allí por unos putos racistas. John Coltrane compuso el tema tomando como base el ritmo del discurso que Martin Luther King hizo en memoria de las víctimas. Así que no es precisamente la alegría de la huerta pero, oigan, ver a Ravi Coltrane interpretar al tenor esa melodía tan preciosa compuesta por su padre fue suficiente para emocionarme y para hacer que me cambiara el humor.
 
Alabama sonó de forma menos deconstruida que en el disco, con una introducción de DeJohnette con festín de platos y después con Ravi navegando hermosamente por las frases de su padre, pero con su propio sonido y sin ánimo de imitación, mientras el batería creaba soterradas tempestades con las mazas recordando poderosamente, él sí, a Elvin Jones.
 
El tema finalizó con Matthew Garrison metiéndose en ruidistas vericuetos electrónicos, que se fueron mitigando hasta que empezó a marcar un ritmillo funky: se trataba de Serpentine Fire, una famosa canción de Earth ,Wind & Fire. La cosa sonaba bien y se seguía con interés pero le faltaba chispa, garra. Precisamente el hijo de Jimmy Garrison no me terminaba de convencer, sus electrificadas líneas de bajo no aportaban casi nada y eso se mantuvo así durante casi todo el concierto. Ravi sonaba bien, pero con la pasión en el bolsillo.
 
A continuación Ravi se cambio al saxo soprano y Garrison se marcó un solo a base de loops con el bajo, que sirvió de introducción para In Movement, el tema que da título al disco. El cambio vino bien porque el subsiguiente solo de Ravi fue estupendo, y estuvo seguido por un largo solo de DeJohnette, en su estilo atmosférico contundente.
 
Mientras tanto, Ravi había cogido el saxo sopranino, pero antes de tocar ni una sola nota con él cambió de idea y volvió a coger el soprano. El batería finalizó su solo y, sin solución de continuidad, Garrison empezó a tocar los acordes de Lydia, composición de DeJohnette dedicada a su esposa. Una falsa balada, ya que tiene un ritmo más vivo de lo que parece. Nuevamente pareció que hubieran bajado el pistón, ya que sonó guapo pero un poco en plan “piloto automático”.
 
DeJohnette, Coltrane & Garrison

El trío interpretando The Sidewinder de Lee Morgan. Ravi Coltrane con el saxo sopranino.

Cambio de tercio: Jack DeJohnette se levantó de la batería y se sentó al piano, mientras Ravi Coltrane cogía de nuevo el saxo tenor. Y así, a dúo, nos ofrecieron una bonita aproximación a otro clasicazo: Blue In Green, la famosa balada del mítico álbum “Kind of Blue” de Miles Davis.
 
DeJohnette volvió a la batería, Garrison empezó otra vez a darle al bajo y enseguida reconocimos aquello: se trataba de The Sidewinder de Lee Morgan. Lo inesperado es que para este tema Ravi se decantase por el saxo sopranino. Pero fue una buena idea, porque se marcó un solo magnífico, secundado a continuación por otro de DeJohnette, al que acabó uniéndose Garrison para un mano a mano con el batería. Al final los tres se estuvieron divirtiendo en intercambiar frases y jugueteos para alargar el tema.
 
Saludos y aplausos. Pero faltaba el bis, claro, y decidieron acabar con otro tema de John Coltrane: Wise One. Ravi Coltrane volvió a coger el tenor e hizo un buen uso de él, tuvimos el mejor solo de la noche de Matthew Garrison, y a Jack DeJohnette siendo… Jack DeJohnette.
 
En general diré que el concierto estuvo bien y que lo disfruté, pero estos músicos son capaces de más, y eso sólo lo demostraron en algunos momentos. Claro que al lado de lo de Maalouf… ¡gloria bendita!

© Alejandro Díaz, 2016

 
El trío interpretando Wise One en Milán el mes de noviembre de 2014:

Enlace a MÁS RESEÑAS NORTEÑAS

 

Autor: Alejandro Díaz

Nacido en Gijón en 1973, lo del jazz le entró por un oído y, como todavía no le salió por el otro, es de suponer que sigue por ahí dentro, alojado en alguna parte de su cerebro (él asegura que es en la parte buena). Su vida carece de dirección, lo cual no le impide ser un apasionado de la música en directo y prodigarse en ofrecer opiniones directas sobre los conciertos que ve y los discos que escucha. Ustedes verán si le hacen caso, pero les advierto que el hombre es abstemio, y que además no le gustan ni el fútbol, ni los coches, ni los perros. Ya ven, una lindeza de tío. ¡Y encima escribe poemas!

No hay comentarios

Publica tu comentario