Historia del piano jazz en solitaro
Artículo de • Publicado el 06/07/2017

Dos manos: introducción al piano jazz en solitario

Extracto del libro en preparación de Jorge López de Guereñu que trata de la historia de las grabaciones de piano jazz tocado en solitario, un fenómeno estrechamente vinculado al surgimiento del jazz y al inicio de la industria discográfica.

Piano sin acompañamiento

Un piano en el escenario. Luego, el público ocupará sus butacas, y es posible que se emocione con el músico que tocará ese piano sin acompañamiento alguno.

En algunas conversaciones con aficionados al jazz, me sorprende la dificultad de muchos de ellos para disfrutar de las grabaciones hechas por pianistas en solitario. El formato del trío es aparentemente más agradable para gran parte del público, el piano suena mecido como en una cuna. La rítmica proporciona al solista una gran comodidad, que el oyente también agradece. Las grabaciones de pianistas con sus tríos a veces nos encandilan con su perfección, nos parecen la ecuación exacta para esta música, el gran invento.

Esos grupos tienen una magia especial en la combinación entre lo que cada instrumento toca y el resultado final, pero también los solos absolutos tienen un atractivo particular. Para disfrutarlos hay que superar la barrera de su aparente aridez. La superación de este reto por los pianistas, enfrentados en solitario a uno de los instrumentos más importantes en esta música, es el tema de este libro. También pretende describir con estas peculiares grabaciones, la convulsa evolución del jazz, parte esencial de la banda sonora del siglo XX y lo poco que llevamos del XXI.

El piano jazz en solitario

Los orígenes de la comercialización de la música grabada casi coinciden temporalmente con los del jazz. Su antepasado más directo, el ragtime, todavía se registraba y comercializaba en forma de rollos de papel perforado para pianola. De su restauración se han obtenido mediante transfers las grabaciones más antiguas.

Piano jazz solitario - Gottschalk


 

Louis Moreau Gottschalk
Antecedentes de la fusión de músicas que se va gestando en el siglo XX en Estados Unidos y, de forma paralela, en el Caribe, hay muchos, pero pocos tan claros y directos como este compositor nacido en Nueva Orleáns en 1829. Hijo de un hombre de negocios inglés y judío, y de una criolla, se trasladó con trece años a Europa a completar su formación musical, pero fue rechazado en el Conservatorio de París, por su nacionalidad y probablemente por su color.

De vuelta a Estados Unidos comienza una enloquecida carrera dando cientos de conciertos por todo el país, y los alterna con estancias en Cuba y Puerto Rico, cuyos folklores influyen mucho en lo que hace. Una alumna suya que tocó toda su vida sus composiciones, Teresa Carreño, se vuelve bastante popular y ayuda a que su música sea más conocida. Tras un escándalo sexual con otra alumna, abandona el país, pasa un tiempo en Sudamérica componiendo y tocando en varios países hasta que muere en Rio de Janeiro, con apenas cuarenta años, tras contraer la fiebre amarilla.

Su música es un nexo crucial entre las culturas europeas y la evolución de la de los descendientes de los esclavos, y otras formas de folklores mestizo, en América, y muchas de sus piezas tienen similitudes asombrosas con el ragtime, y se adelantan en casi un siglo a ciertas cosas que surgen en Nueva Orleáns, en el Caribe, en Brasil y el resto del continente sudamericano.

La popularización de la música grabada, a principios de siglo, coincide con la desaparición de dichos rollos. Prácticamente al mismo tiempo, los fonógrafos antiguos, que funcionaban con cilindros de cera, son sustituidos por el gramófono que reproducía las primeras placas grabadas por una cara. Las primeras grabaciones de jazz aparecen en 1917, cuando aun se fabricaban los últimos cilindros para fonógrafos. El stride, enormemente popular en los años veinte es, pues, paralela a la de sus primeras grabaciones, y la evolución del piano en el jazz es una parte esencial del desarrollo de esta música.

La historia del jazz no es lineal. Nace como una forma mestiza, que hereda elementos de distintas músicas. Éstas se mezclan de de distinta forma en distintos lugares del país, aunque parece claro que su origen más directo fue en Nueva Orleans. Su desarrollo es muy rápido y muy complejo, con frecuentes apariciones simultáneas de diferentes estilos. Por este motivo, este recorrido por las grabaciones hechas por pianistas sin acompañamiento no tiene una forma cronológica exacta. Se sigue una sucesión aproximadamente temporal hasta los años cincuenta, en los que los estilos se multiplican y conviven con los anteriores, cada vez más numerosos. Otros menos vanguardistas van apareciendo según conforme algunos músicos van mirando hacia atrás, a una historia cada vez más rica. Así, ni siquiera este jazz a medio camino entre lo tradicional y lo más novedoso, llamado mainstream, es el mismo en cada momento.

El jazz de los cincuenta consiste en el rechazo del bebop o en la aceptación de muy pequeñas dosis de sus innovaciones. El de los setenta asume de forma natural el hard bop y sobre todo, el jazz modal de Bill Evans. Un pianista mainstream actual incorpora, de manera más o menor medida, elementos del free jazz. Este estilo, en su tiempo tan revolucionario, es hoyen día también parte de la tradición. El jazz ha demostrado en apenas un siglo de historia un enorme dinamismo. Su evolución es un tema complejo, pero fascinante, y la historia del piano en el jazz no lo es menos.

Frecuentemente, en el ejercicio de tocar sin acompañamiento es cuando los pianistas se encuentran en las mejores condiciones para expresar su lenguaje de la manera más personal y menos contaminada. A veces, en estas grabaciones en solitario, se aprecian los avances y su contribución a la tradición del jazz con una claridad ejemplar. Estudiar la progresiva mutación del arte de enfrentarse sin compañía a este ingrato y voluminoso instrumento es una manera inmejorable de comprobar la riqueza asombrosa del jazz.

Los solos absolutos dan buena cuenta de un universo en el que caben muchísimas sensibilidades diferentes. Las de sus autores, por supuesto, pero las de su público con sus distintas preferencias, también. Esta historia pretende atender a la mayor parte de ellas sin prejuicios, ni exclusiones. Como aquel gran pianista, Duke Ellington, dejó sentenciado, sólo existen dos tipos de música, la buena y la mala. De la primera, que es la que nos interesa, mucha ha sido creada por pianistas en solitario.

El piano de ragtime

En los orígenes del jazz, ningún otro instrumento tiene la costumbre de tocarse en solitario, únicamente en la música tocada por pianistas encontramos tantos casos de grabaciones en este formato desde la aparición de la música grabada.

Piano jazz en solitario - Scott Joplin

Scott Joplin.

El ragtime, desarrollado a finales del siglo XIX, no era aun jazz, pero es sin duda uno de sus antepasados más directos. Se tocaba sin improvisar, pero aun así su ritmo sincopado y su relación con el blues tienen una clara conexión con el jazz. Scott Joplin fue su compositor más notable y popular, y hay estupendas e indispensables recopilaciones de su obra.

Los rollos de papel para pianola recopilados por Biograph o sus “Complete Works” editados por Laserlight son muy recomendables, y también Columbia ha publicado con buen criterio sus obras en varias colecciones. Entre las muchas recopilaciones de ragtime que existen en el mercado hay también alguna con obras de otros grandes compositores de esta música, como James Reese Europe, James Scott, o los menos conocidos Joseph Lamb y Tom Turpin.

Piano jazz solitario - Eubie Black

Eubie Blake en 1975, a los 88 años de edad.

Uno de los mejores intérpretes de ragtime, Eubie Blake, era también tan excelente compositor que publicó sus primeras obras a finales del siglo XIX. Tuvo una larguísima carrera en que grabó excelentes discos en solitario desde los años veinte hasta su muerte, con cien años y cinco días, a principios de los ochenta. Sus rollos para pianola grabados en los años 10 han sido recopilados y parcialmente restaurados por Biograph, en el indispensable “Memories Of You.” El mismo sello ha publicado dos discos estupendos con sus grabaciones de los años 1917 al 1921, “Blues & Rags” y “Blues & Spirituals”. Blake siguió tocando hasta el final de su vida, y sus grabaciones de los años sesenta, recopilados por el sello Stash, o el excelente “Tricky Fingers” publicado por Quicksilver en 1995, no desmerecen a las de sus años espléndidos.

Después de aquella época, el ragtime ha seguido siendo una música tocada por diversas generaciones de pianistas. Max Morath es uno de los grandes especialistas, apodado Mr. Ragtime. Su “The Best of ScottJoplin and Other Rag Classics” es una maravilla atemporal, y “The Ragtime Man” otro gran disco de este autor, Joshua Rifkin, otro gran intérprete de música clásica, también grabó grandes versiones de temas de Scott Joplin y otros compositores.

Cada cierto tiempo, el ragtime reaparece en forma de revival. Aunque esto no se produzca, siempre han existido, en todas las épocas, músicos modernos de jazz tradicional que tocan ragtime. Incluso hoy en día, en pleno siglo XIX, hay quien se dedica en exclusiva a esta música. El joven pianista de Chicago Reginald R. Robinson es un gran intérpete que además ha compuesto decenas de estupendos nuevos ragtimes. Sus cuatro discos, tres consecutivos para el sello Delmark, y su más reciente “Man Out Of Time”, suenan, incríblemente, menos anacrónicos de lo que se podría esperar. Demuestran que la buena música no tiene fecha de caducidad, y la excepcional, tampoco tiene fecha de factura.

Piano jazz en solitario - Jelly Roll Morton

Jelly Roll Morton.

En esta primera época del jazz la figura de Jelly Roll Morton es también muy importante, aunque tal vez no tan exageradamente como en su opinión, según la cual era en realidad “el inventor del jazz”. En las grabaciones de este artista realizadas en 1938 por Alan Lomax, alterna la narración de recuerdos de aquellos primeros años del siglo con sus interpretaciones al piano de la música de entonces. Incluyen blues o formas anteriores a esta música, ragtimes, strides, jazz y canciones de los minstrels. Esa serie de grabaciones está recogida en la fantástica caja de 8 CDs con mágnífica documentación “The Library Of Congress Recordings by Alan Lomax”, publicada por Rounder Records.

Otros solos de Morton aparecen un muchísimas otras recopilaciones de dedicadas a su extensa discografía. Algunos son recomendables para entender su estilo absolutamente personal como instrumentista de este gran compositor. “Plays Jelly Roll Morton” de Legacy y las diversas versiones de las recopilaciones dedicadas a sus rollos de los años 1924, 1925 y 1926 son perfectas para escuchar su primera época. Para escuchar su música posterior, las que recogen sus grabaciones para Riverside y sus últimas sesiones para General son fantásticas.

La música que conocemos como jazz de Nueva Orleans no era una música exclusiva para pianistas. La mayoría de ella era interpretada por pequeñas orquestas donde trompetistas y clarinetes eran muy importantes, y los arreglos también. La improvisación era el otro gran elemento diferenciador de esta nueva música. El ragtime y los blues que provenían del sur, y esta música de Nueva Orleans de Morton y otros pioneros, una de las primeras formas del jazz, se extendieron por todo el país, mayoritariamente tocada por pianistas en solitario, aunque ocasionalmente también por otros instrumentos y orquestas.

Algunos discos recomendados

 
Piano jazz en solitario - Disc Scott Joplin 1Piano jazz en solitario - disc 2 Scott JoplinPiano jazz en solitario - Disc 3Piano jazz en solitario - Eubie Blake discos

Scott Joplin “The Entertainer: Classic Ragtime From Rare Piano Rolls” © Biograph Records, 1974
Scott Joplin, interpretado por Joshua Rifkin “Joplin: Piano Rags” © Elektra Nonesuch, 1987
Scott Joplin, interpretado por Richard Zimmerman “Complete Works of Scott Joplin, vols. 1-5” © Laserlight, 1993
Eubie Blake “Memories of You” © Biography/Shout Factory, 2003

 
Piano jazz en solitario - Eubie Blake vol2Piano jazz en solitario - Max Morath Plays The Best

Eubie Blake “Blues & Rags – His Earliest Piano Rolls 1917-1921” © Biography Records, 1972 (vinilo)
Eubie Blake “1921 – Vol. 2 Rare Piano Rolls Of Early Blues And Spirituals” © Biography Records, 1973 (vinilo)
Eubie Blake “Tricky Fingers” © Quicksilver, 2003
Max Morath “Plays The Best Of Scott Joplin And Other Rag Classics” © Vanguard, 1988

 
Piano jazz en solitario - Max Morath The Ragtime ManPiano jazz en solitario - Joshua RafkinsPiano jazz en solitario - The Strong ManReginald R. Robinson disc

Max Morath “The Ragtime Man” © Omega Classics, 1993
Joshua Rifkin “Scott Joplin: Piano Rags” © Elektra/Nonesuch, 1990
Reginald R. Robinson “The Strongman” © Delmark, 1993
Reginald R. Robinson “Sounds In Silhouette” © Delmark, 1994

 
Reginald R. Robinson - Euphonic SoundsReginald R. Robinson - Man Out the TimeJelly Roll Morton - Piano RollsJelly Roll Morton 1923-1924

Reginald R. Robinson “Euphonic Sounds” © Delmark, 1998
Reginald R. Robinson “Man Out Of Time” © CD Baby, 2007
Jelly Roll Morton “Piano Rolls” © Elektra/Nonesuch, 1997
Jelly Roll Morton “The Complete Piano Solos 1923-1939 – Musical Memories 1923-1924” © Milestone, 1992

 
Jelly Roll Morton - Last SessionsJelly Roll Morton PlaysJelly Roll Morton - The Complete Library of Congress RecordingsBlues and Stomps from Rare Piano Rolls

Jelly Roll Morton “Last Sessions: The Complete General Recordings” © GRP/Verve, 1997
Jelly Roll Morton “Plays Jelly Roll” © Columbia/Legacy, 2006
Jelly Roll Morton “The Complete Library Of Congress Recordings” © Rounder, 2005
Jelly Roll Morton “Blues & Stomps From Rare Piano Rolls” © Biograph, 1993

 
© Jorge López de Guereñu, 2017 (texto e ilustración de cabecera)

 

Autor: Jorge López de Guereñu

Nacido en Bilbao, pero no se le puede preguntar cuando y tampoco nadie lo creería. Artista, diseñador, urbanista, profesor y empresario como profesiones, el surf, la música y las mujeres guapas como aficiones. Vive entre carreteras y aeropuertos, en cualquier sitio del mundo donde haya olas potentes o donde le lleve la última y exótica mujer de la que se ha enamorado. Escribe de todo, pero fundamentalmente cosas que sientan mal a casi todo el mundo. Sabe de todo, y lo que no se lo inventa. Cuando lo hace se queda más ancho que largo. Realmente y aunque le pudra, es de Bilbao.

1comentario
  • notinctemps@yahoo.es'
    Pere 09:01h, 20 Julio Responder

    Buenos días, Don Jorge!
    Después de tan suculento vermouth pianístico, espero, hambriento, el menú..
    Felicidades por tu artículo!!
    Quedo de usted,
    Pere

Publica tu comentario