Artículo de • Publicado el 15/10/2012

Esto es Jazz: los 101 mejores discos de la historia

En este tipo de trabajos uno no espera más que lo que el título anuncia: el listado comentado de un determinado número de discos que el autor considera los mejores de todos los tiempos. Pero en este libro el lector encontrará algo más.

PortadaOK1

Chema García Martínez
Esto es jazz – Los 101 mejores discos de la historia
Alianza Editorial. Colección: Libros Singulares.
Septiembre 2012
232 Páginas

En esta selección de 101 discos esenciales, como en todos los libros de este tipo, al aficionados curtido le parecerá que falta o sobra alguno, y su curiosidad estará encaminada a detectarlo, en cambio el aficionado que se esté iniciando se acercará a esta lista con otra actitud, la consultará para adentrarse en el vasto mundo de la discografía de jazz con la confianza de que el experto le ofrecerá una descripción orientativa de 100 buenos discos, sin más. Pero esta obra puede sorprender a unos y a otros.

La primera impresión al sumergirse en “Esto es Jazz – Los 101 mejores discos de la historia” es la de encontrarse con una obra original, y eso no es nada fácil con la cantidad de autores que han coincidido en este empeño. De entrada escribo que “ha hecho” en vez de “ha escrito”, porque bastante de la tarea de Chema García ha sido la de montar más que la de redactar. Me explico: muchos de los textos contenidos en esta obra los han escrito otros, y el que firma el libro los ha extraídos de autobiografías, artículos o entrevistas en revistas, o vaya usted a saber de que otras fuentes porque, con la excepción de los textos de Cortázar, no hay ninguna referencia de su procedencia.

No esperéis que vaya a criticar el criterio de selección del conjunto ni la curiosa valoración de cada uno de los discos, sólo decir que entre los 101 hay algunos bastante obvios, y otros muy rebuscados sin que quede explicada la razón de su elección. Los textos son entretenidos, aunque quien haya leído las autobiografías de Miles Davis, Mezz Mezzrow o Billie Holiday reconocerá la procedencia de alguno de ellos.

Mapa de navegación del contenido

Se abre el libro con un un prólogo de Steve Kühn, le sigue una breve introducción en la que el autor explica la razón que le motiva hacer un libro de estas características. A continuación se entra en materia con los 101 disco que él considera destacables para que el lector se haga una idea de la evolución del jazz a lo largo de su historia.

El contenido de cada uno de esos 101 discos ocupa dos páginas a modo de ficha con la misma estructura y extensión, ninguno tiene un tratamiento que destaque sobre el resto.

 
Llibre818

 
1.- Título pequeñito que sitúa el disco en un punto histórico determinado, los discos están ordenados con criterio cronológico, es decir, el primero “New Orleans: los orígenes”, el segundo “New Orleans: la revolución”, el tercero “New Orleans: los años dorados”, el siguiente “Blues”, y siguen “Chicago y territorios anexos (mayormente blancos)”, “La invención de la Big Band”, etc. Pero no todos los títulos se refieren a un periodo histórico o a una tendencia musical, los hay que se refieren al músico que se ha elegido: “La música de los pájaros” (Eric Dolphy), “El sonido de la sorpresa” (Steve Lacy), “Un gigante del saxo tenor” (Coltrane), “Menos es más” (Ahmal Jamal), “Sueños de un seductor” (Chet Baker), etc.

2.- Ficha sobre fondo negro con los datos esenciales: título del álbum, músicos que han intervenido en la grabación, reproducción de la portada en blanco y negro, nombre del artista, lugar y año de su nacimiento, y de fallecimiento en los casos que proceda, sello que lo ha publicado y año de su primera publicación, valoración con estrellitas (curiosamente los hay con pocas estrellas), y un picto para orientar del instrumento del músico.

3 y 4.- Textos que la mayoría no fueron escritos para esta obra, de calidad muy irregular, firmados en negrita por diferentes autores, la mayoría músicos. Algunos están escritos por Chema García (quizás los más interesantes junto a los del maestro Ebbe Traberg), en ese caso no van firmados, aspecto que a veces deja confuso quien es el autor del texto, eso pasa con el texto del disco “Sketches of Spain” por ejemplo, que no está claro si el que lo firma es Pedro Iturralde. En general no aportan ninguna información sobre el álbum seleccionado.

5.- Frase corta, relacionada con el tema, de un músico con la firma entre paréntesis.

6.- Referencia a un libro en el que se puede encontrar información sobre el artista.

7.- Referencia a un vídeo documental que trata del artista.

8.- Lista de músicos que pueden haber ejercido influencia musical en el artista del que se habla.

9.-  Lista de músicos que pueden haber sido influenciados o han seguido la escuela del artista del que se habla. El contenido de este parrafito y del anterior es de lo más confuso, el lector lo ha de deducir por sí mismo.

10.- Datos del otro disco propuesto, no necesariamente del mismo músico. Según palabras de Chema García puede ser complementario o antagónico del disco titular, o puede representar otra faceta del mismo artista. En el texto no se explica cual es la relación específica entre los dos discos –el autor ya ha avisado en la introducción que debe ser el lector el que establezca su trama de relaciones–, ni tampoco se le asignan estrellitas de valoración.

11.- Texto relacionado a este disco propuesto como complementario, menos extenso y, como el texto del disco titular, de diferentes fuentes.

12.- A manera de cierre de cada ficha se incluye una dirección de internet que se dirige a páginas con información del artista, la mayoría sus webs oficiales.

Coda

No están los expositores de las librerías tan sobrados de autores en nuestro idioma sobre jazz como para ser demasiado tiquismiquis con lo que se publica, como aficionado a la lectura y al jazz hay que agradecer cualquier nueva publicación y echar mano de la actitud más positiva de la que uno sea capaz, y desearle al autor y a la editorial que tengan éxito con la publicación de este libro.

© 2012 Tocho

 

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

No hay comentarios

Publica tu comentario