Artículo de • Publicado el 22/05/2014

Jessica Williams: maduración, dolor, música

Jessica Williams ha sufrido un problema que la ha hecho pasar por el quirófano, como consecuencia ha estado dos años sin poder sentarse delante de un piano. Ella misma comenta como ha influido esta dura experiencia a su personalidad musical.

Leyendo comentarios acerca de la nueva (y fascinante) grabación de Jessica Williams (uno de ellos aquí mismo, en jazzitis.com) supe que estaba grabado después de la delicada intervención quirúrgica que la ha mantenido alejada del piano durante dos años (han pasado volando… como todos, aunque no estos dos, seguramente, para la pianista), y que ella misma considera que ese trauma ha afectado profundamente a su manera de entender el piano y la música.

Así que, curiosón que es uno, no pude sino acercarme a su web para tratar de leer comentarios suyos al respecto. Y sí, comenta acerca de la influencia de su dolencia en su música, pero también, y sobre todo, encontramos allí a una persona tremendamente lúcida, mentalmente invulnerable, que ha sido capaz de enriquecer su percepción de las cosas, su vida, integrando en ellas los varapalos que la salud le ha dado a lo largo del tiempo, y muy especialmente este último, al parecer demoledor.

Una experiencia traumática

JessicaToca

“Lo cierto es que toda mi columna vertebral decidió colapsar como la ciudad romana de Pompeya ante la inconveniente erupción del Monte Vesubio. Bueno, puede que no haya sido tan dramático, pero es la experiencia más espantosamente dolorosa por la que he pasado jamás. Requirió una operación para fusionar tres segmentos vertebrales (se le supone una tasa de éxito de apenas un 30%, contadme entre los afortunados) y, la verdad sea dicha, no estaba segura de si volvería a tocar el piano de nuevo. Ni siquiera estaba segura de si volvería a caminar. Ahora que estoy repleta de tornillos y varillas de acero inoxidable e injertos de hueso y arandelas, ya no ganaré ninguna competición pianística (todavía tengo problemas para mantener los pies en los pedales) pero este álbum representa muchas cosas para mí, lecciones de otro tipo, y una determinada maduración de mis instintos musicales”. (Nota 1)

Por cierto que nuestra pianista se vio obligada a recabar, a través de su web, ayuda económica para sobrellevar los costes de sus tratamientos médicos y larguísima convalecencia, y al parecer todavía precisa esta ayuda (link a su web):

“He leído mis peticiones de ayuda, y jamás imaginé que tendría que pedirla de manera tan absoluta (por favor, salvadme), especialmente en Internet, un lugar expuesto, desprovisto de toda privacidad y proclive a un hueco hooliganismo. Aún así estaba mortalmente herida, hecha pedazos –como cantaba Paul Simon- y quedé desnuda de toda voluntad, transparente debido a las circunstancias y a nuestro sistema médico”. (Nota 2)
“Todo lo que puedo decir es que, independientemente de lo que suceda en el futuro, os agradezco desde el corazón toda vuestra ayuda. No estaría aquí sin vosotros”. (Nota 3)

Una maduración personal

Pero lo que realmente impresiona, como os decía antes, es cómo Jessica ha sido capaz de crecer como ser humano y como músico a raíz de su colapso físico y mental:

“Las limitaciones físicas traen consigo una percepción nueva de la belleza de cada instante en que permanecemos vivos”. (Nota 4)
“Hay oscuridad, pero la luz parece que siempre termina por penetrarla. Persistimos. Soñamos. Amamos. Trabajamos para cambiar las cosas cuando los cambios son necesarios”. (Nota 5)
“La naturaleza ama el coraje. Tú entrégate a tu cometido y la naturaleza responderá a ese compromiso eliminando los obstáculos insalvables. Sueña lo imposible y el mundo no te sepultará en ellos, te elevará por encima”. (Nota 6)
“Sí, todavía puedo tocar con mi nuevo y personal estilo, y he añadido muchas ideas creativas a mi voz interior. No estoy acabada todavía”. (Nota 7)
“En cuanto a mi lugar en el orden de las cosas, ya no me preocupa tanto el mañana porque hoy, este instante y esta experiencia, son todo lo que realmente tengo. No tiene sentido preocuparse por el futuro cuando el presente se tornará futuro en un momento (…) Preocuparse acorta nuestras vidas, y nuestras vidas son tan preciosas, están tan repletas de sorpresa y misterio…”. (Nota 8)

La nueva música de Jessica Williams

JessicaPensaUno no puede sino alegrarse y sentirse impulsado cuando contempla a alguien tan potente, tan espiritualmente sólido y bien plantado. Pero para nosotros, enfermos del jazz, la cosa es todavía mejor: porque también su música ha crecido durante este trance diabólico. Habrá quien añore a “la vieja Jessica”, pero esta que emerge del fondo de un abismo de dolor imposible está revestida de un barniz emocional nuevo, esencial, inmaculado, penetrante, certero, humilde. E inconmensurablemente hermoso. En referencia a sus perdidas capacidades instrumentales, comenta

“el jazz para mí no está muerto ni agonizante, pero quizá sí está herido, y la mejor forma que tengo de regresar es por la senda de la ligereza, por el camino que traza la menor distancia entre mi piano y tu corazón”. (Nota 9)

Pero no se trata, aunque en gran medida lo es, de un cambio musical puramente espiritual, conceptual. Al parecer Williams ha dado un giro pianístico también desde un punto de vista meramente técnico (y con qué maravillosa humildad nos lo cuenta):

“(…) estoy aprendiendo a tocar el piano de nuevo. Esta vez lo estoy haciendo bien. (…) Estoy aprendiendo escalas y técnicas de digitación correctas. Estoy aprendiendo a tocar en Sí mayor… nunca una tarea fácil para mí. Estoy escuchando a Ravel y Debussy y Tchaikovsky y Borodin y Bach y Mussorgsky y Stravinsky y muchos otros compositores que antes pensaba que no eran “hip”. Yo era una pianista de jazz. Ahora soy más músico y menos pianista y eso está bien porque ya no compito con otros pianistas. Después de todo, ya lo he hecho durante suficiente tiempo y no tengo nada que probar. Cincuenta años”. (Nota 10)
“Jamás se trata de cuán deprisa puedes tocar, de con cuántas notas puedes atestar un nanosegundo. No va de qué tal se te ve, o de lo técnicamente astuto que eres. No va de ti en absoluto. Va de la música, va de comunicación. Se trata de contar una historia, de crear un ambiente, de lanzar un conjuro, de hacer vibrar el aire tiempo después de que la última nota se ha desvanecido. Eso es la música. La verdadera música”. (Nota 11)

El nuevo disco de Jessica Williams

PortadaY “With Love” (2014, Origin) es el primer resultado de todo ello. Grabado (casi inevitablemente, ya que Jessica apenas puede salir de casa todavía) en su piano, en el salón de su casa, se trata de una colección de standards (más una composición suya), baladas todas ellas, interpretadas a piano solo.

“Quería hacer un disco que, aunque estuviese enraizado en el jazz, dependiera menos de  la técnica y de la improvisación y más de una emotividad honda, del melodismo, del espacio”. (Nota 12)
“Este disco es para ti, solamente para ti entre los miles de fans y amigos que jamás conocí (o que conocí solo brevemente). (…) Es de mí para ti. Es lo mejor que puedo darte en este momento y, en ese sentido, es lo más honesto y sincero que he creado en toda mi vida. Quiero que esto quede bien claro. Aunque pueda ser escuchado por muchas otras personas, es para ti, para ti solamente. Por eso, aunque los críticos lo machacasen y otros músicos se rieran de él, no me molestaría lo más mínimo. Lo único que me interesa es que te guste a ti, porque lo hice para ti. Solamente para ti”. (Nota 13)

Una preciosidad de grabación.

Y un placer disponer de una (otra) ventana tan honesta y desnuda a las ideas que anidan en la cabeza y el corazón de un músico y ser humano tan cautivadores como Jessica Williams.

© Ricardo Arribas, 2014

______________________________________________
Notas
Nota 1: liner notes del disco With Love (2014, Origin)
Nota 2: entrada del blog de Jessica Williams “Thanks to all of you!”
Nota 3: entrada del blog de Jessica Williams “My Back: the nuts and bolts of it
Nota 4: entrada del blog de Jessica Williams “Thanks to all of you!”
Nota 5: entrada del blog de Jessica Williams “The mind at its beginning
Nota 6: idem
Nota 7: entrada del blog de Jessica Williams “Thanks to all of you!”
Nota 8: idem
Nota 9: idem
Nota 10: entrada del blog de Jessica Williams “I’m a better musician, I think
Nota 11: liner notes del disco With Love (2014, Origin)
Nota 12: idem
Nota 13: idem


Grabaciones de Jessica Williams comentadas en Jazzitis
All Alone (2003, MaxJazz)
Touch (2010, Origin)
Freedom Trane (2011, Origin)
Songs of Earth (2012, Origin)
With Love (2014, Origin)

Autor: Ricardo Arribas

Nacido en 1972, 44 añazos ya, ha pasado la mayor parte de ellos disfrutando y aprendiendo con la música, si le preguntas te dirá que incluso entendiendo, a través de ella, un poquito mejor cómo funciona el mundo. El hecho de gozar con músicas no siempre mayoritarias le llevó con el tiempo a descubrir otro placer muy especial: escribir acerca de la música, tratar de transmitir y compartir con otros aficionados las sensaciones que le provoca, escuchar con oídos distintos tras haber escuchado/leído las que provoca en ellos... Y en esas anda.

No hay comentarios

Publica tu comentario