mujer en el jazz
Artículo de • Publicado el 23/05/2017

La mujer en el jazz: años 90

En su camino de diversificación la escena del jazz empieza a nutrirse de muchas mujeres formadas en las prestigiosas escuelas superiores de música de jazz como el Berklee College en Boston, la Julliard School en Nueva York, la AACM de Chicago, la Universidad de Berkeley en California, etc.

Bill Clinton en Harlem

Músicos residentes de Harlem dando la bienvenida a Bill Clinton cuando inauguró su oficina pospresidencial en este distrito de Nueva York.

En la década de los 90 cambia el signo de la política en los EEUU con la presidencia de Bill Clinton, al que la comunidad afroamericana ve con muy buenos ojos. La crisis económica que se ha producido con Reagan y la caída del comunismo en la URRS destemplan el espíritu nacionalista, la derrota del principal adversario internacional hace más difícil estimular el espíritu patriótico alimentado durante la época Reagan, y se relaja la moral conservadora de la sociedad norteamericana.

En esta década aumenta la organización de festivales de jazz de mujeres en diferentes ciudades del mundo. Por un lado está bien porque destacan la presencia de la mujer en un ámbito que ha sido históricamente percibido por la sociedad como masculino, pero por otro, a estas alturas, este tipo de eventos todavía delata la excepcionalidad y deficiente normalización del asunto de la igualdad de género en el jazz, a pesar de los grandes avances al respecto.

El free jazz modera aquel carácter reivindicativo de la cultura negra radical y su alto grado de politización de los años 60/70, y se observa una tendencia a buscar un cierto lirismo melódico del que se huía en las décadas anteriores, así como la de propuestas en las que el free jazz se cruza en su camino con el funk o el hard-bop. Lo que en décadas anteriores era considerado vanguardia ahora forma parte del moderno mainstream, la enorme diversidad estilística del nuevo jazz de esta década, al margen de los estilos de décadas anteriores que siguen vigentes y que se han ido sumando a la corriente general, se podría agrupar en tres grandes tendencias:

  • Un mainstream moderno en el que se ha incorporado el lenguaje del hard-bop y algo del free jazz en las improvisaciones, lo que algunos definen como jazz in the tradition.
  • Un jazz avanzado de carácter post-moderrno cuyos centros más creativos se sitúan en la escena del nuevo jazz de Chicago y en los clubs de jazz del downtown neoyorquino.
  • Un jazz experimental sin límites armónicos, ni de ningún otro tipo, con una utilización de los instrumentos lejana a la ortodoxia convencional, explorando los límites sonoros de los mismos. El ruido y el hardcore se incorporan a la práctica de una tendencia de ese jazz experimental influenciado por la actitud punk surgida años atrás en el rock, y por las vanguardias atonales europeas.

En un ámbito más comercial, en los 90 irrumpe un jazz para un público joven con el nombre de Acid Jazz, etiqueta de éxito que la industria aprovecha para promocionar discos, con el apoyo los medios de comunicación, de variada y confusa formulación estilística, mezcla de hip-hop, funk, soul, pop y percusiones latinas, con un sonido profusamente tratado electrónicamente y mucha labor de post producción, básicamente orientado a las pistas de baile y con una excelente entrada en las listas de ventas. Paralelamente surgen en todo el mundo DJ’s que graban y animan los clubs. Los samples, el scratch, el hip-hop de origen callejero, las cajas de ritmo electrónicas —el drum ‘n’ bass—, empieza a influenciar el trabajo de los músicos de jazz, sobre todo aporta una nueva concepción de los ritmos de la batería y se empiezan a aplicar recursos de sofisticada tecnología (pedales, filtros, loops, sintetizadores, etc) no solo para la guitarra o teclados eléctricos, sino también en el tratamiento del sonido de los instrumentos acústicos tradicionales.

Berklee College - mujer en el jazz

Logotipo de Berklee Women in Action, club del Berklee College of Music, que tiene como objetivo crear un espacio para la comunidad femenina de la Universidad donde puedan plantear los temas que afectan a su vida cotidiana como músicas, intercambiar experiencias, compartir recursos y explorar las formas para darse a conocer como artistas.

Los estudios musicales en la especialidad de jazz se incluyen en la mayoría de las más destacadas escuelas de música norteamericanas, y eso significa que la formación autodidacta, que en épocas anteriores era casi obligado, ahora es residual. Teóricamente hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades de formación, aunque el peso de los condicionamientos culturales históricos continúan reflejándose en el número de matriculaciones, mucho menor en las chicas.

Ahora los nuevos músicos, ellas y ellos, acostumbran a ser compositores de su propio repertorio que se renueva con una velocidad sorprendente, y a la vez se recuperan standards con una nueva y creativa lectura mediante la deconstrucción a la que son sometidos, lo que permite una reactualización de los temas de toda la vida, y por otro lado también hay una tendencia a hacer versiones de temas del pop-rock que aspiran a convertirse en nuevos standards.

Surgen con fuerza iniciativas de sellos independientes con nuevas propuestas estéticas como pueden ser las del sello Tzadik, fundado en Nueva York en 1995 por el aclamado músico vanguardista John Zorn, el cual se sumerge en una arriesgada propuesta en la que convergen free jazz, experimentalismo y tradición musical judía, con una enorme impacto en la escena del downtown neoyorquino, epicentro que ejerce gran influencia en las tendencias del jazz en todo el mundo, o como muestra de la descentralización del nuevo jazz, en 1997 se creó el sello alemán Winter & Winter, heredero de las grabaciones del antiguo JMT Records, o los también alemanes Between The Lines, fundado en 1999, y Not Two Records, fundado en 1998.

La generalización del uso de internet provoca un cambio en las costumbres de consumo y marca un antes y después en la industria musical, el intercambio y la descarga gratuita afecta negativamente al negocio, y naturalmente los más vulnerables son los músicos que no pertenecen a la élite comercial, pero la posibilidad de difusión y distribución por internet de los sellos independientes, o de los propios artistas, sumado al notable abaratamiento de las grabaciones en formato digital con equipos que no necesitan de gran inversión, adquiere nuevas posibilidades.

Instrumentistas surgidas en los 90

El número de instrumentistas jóvenes surgidas en esta década ya empezó a ser importante tanto en cantidad como en calidad, seguidamente se mencionan unas cuantas instrumentistas dignas de mención en esta década.

Maria Schneider - la mujer en el jazz

La directora de orquesta y compositora Maria Schneider.

Una de las mujeres más relevantes del jazz que surgieron en los 90 fue la directora de orquesta y compositora Maria Schneider, alumna de Gil Evans y Bob Brookmayer, formó su gran orquesta a principios de esta década y grabó en 1995 su primer disco “Evanescence”, que fue aclamado por la crítica, y desde entonces su orquesta es la más solicitada en los grandes festivales internacionales de jazz, ha recibido multitud de premios y ha sido comisionada para dirigir una larga y variada lista de orquestas: la Carnegie Hall Jazz Orchestra, la del Jazz at Lincoln Center, Los Angeles Philharmonic Association, The American Dance Festival, Kronos Quartet, The Metropole Orchestra, the Danish Radio Orchestra, etc. Maria Schneider fue la primera mujer en el jazz, que no fuera cantante, galardonada con un premio Grammy. Es pionera en la fórmula ArtistShare, una plataforma de crowfunding para la financiación de sus proyectos mediante la aportación económica de sus seguidores. Ha publicado hasta ahora ocho discos, todos estupendamente bien acogidos por público y crítica, y ha celebrado conciertos con su orquesta por todo el mundo. En el vídeo, la orquesta en un concierto en 2008 interpretando la primera parte de la composición Hang Gliding de la propia Maria Schneider (la continuación está en el otro vídeo debajo de este), la solista que toca el fliscornio es Ingrid Jensen que se cita más abajo.

Y la segunda parte del tema Hang Gliding, pieza de apertura de su disco publicado en el año 2000 “Allegresse”, interpretado por la orquesta de Maria Schneider dirigida por ella, se puede escuchar el saxo tenor Donny McCaslin como solista y el fantástico finale orquestal:

mujeres en el jazz

Nicole Mitchell.

En la escena del jazz avanzado la flautista, compositora y docente Nicole Mitchell, se trasladó a Chicago en esta década para perfeccionar su formación en la escuela de la AACM (Association for the Advancement of Creative Musicians), de la que años más tarde fue su primera mujer presidenta, con abundante producción discográfica a su nombre, y como acompañante de otros proyectos; Tomeka Reid, violoncelista de jazz y música improvisada, también vinculada a la AACM de Chicago, forma parte del grupo Black Earth Ensemble de Nicole Mitchell de la que es habitual acompañante, de la Chicago Jazz Philharmonic y del quinteto Loose Assembly de Mike Reed, entre otros proyectos; Ingrid Laubrock, saxofonista nacida en Alemania pero residente en Nueva York desde 2008 (imagen grande de la cabecera de este artículo), grabó su primer disco en 1998, y ahí empezó una de las saxofonistas más relevantes de los siguientes años con numerosas grabaciones a su nombre y en colaboración; la virtuosa arpista Zeena Parkins ha expandido las posibilidades tradicionales del arpa con el carácter radicalmente experimental de parte de su música tratando electrónicamente su instrumento, entre otros muchos ha tocado con músicos tan diversos estilísticamente como Björk, John Zorn, Elliott Sharp, Ikue Mori, Butch Morris, Tin Hat Trio, Jim O’Rourke, Fred Frith, Nels Cline, Pauline Oliveros, Anthony Braxton, Matmos o Yoko Ono; Lotte Anker, saxofonista y compositora danesa, co-líder con Marilyn Crispell del Art Ensemble Copenhage, cultiva la libre improvisación y jazz vanguardista, ha grabado con Craig Taborn, Fred Frith o Tim Berne, y ha publicado una quincena de discos; Jamie Baum, flautista instalada en Nueva York, compositora y docente, graduada en el New England Conservatory of Music y alumna de Jackie Byard, en 1999 montó su propio septeto en el que se incluía a Ralph Alessi, líder de sus propios grupos y miembro de The Pan Asian Chamber Jazz Ensemble y de The Whole World in Her Hands Band. En el siguiente vídeo Jamie Baum con su octeto en un concierto en directo.

The Whole World in Her Hands Band es una banda de todo mujeres liderada por la pianista y compositora Monika Herzig, doctorada en Educación Musical y Estudios del Jazz en la Universidad de Indiana, La banda se puede escuchar en el siguiente vídeo, la pianista es la propia Monika Herzig, la flautista es la mencionada Jamie Baum y la trompetista es Ingrid Jensen, el resto de integrantes son la guitarrista Leni Stern, Ariana Fanning en la batería, Linda Oh con el contrabajo, Reut Regev al trombón. Habitualmente la banda es un octeto, en este concierto falta la saxofonista Lakecia Benjamin.

Mimi Jones - la mujer en el jazz

Mimi Jones.

En esta década fueron varias las mujeres que destacaron tocando el contrabajo, mencionaremos tres de diferentes marcos estilísticos: Miriam Sullivan (conocida como Mimi Jones), contrabajista y bajo eléctrico, cantante, compositora, líder de banda, educadora y fundadora del sello Tono Hot Music, ha tocado en la banda de Lionel Hampton, y con Roy Hargrove, Joshua Redman, Ravi Coltrane, Terri Lyne Carrington, Onaje Allan Gumbs, Steve Bloom, Tia Fuller, Luis Perdomo, Marcus Gilmore, Ambrose Akinmusire, Joanne Brackeen, Nasheet Waits y muchos más, ha montado sus propios grupos, fundó en el Bronx de Nueva York la organización de ayuda social para chicas jóvenes con riesgo de exclusión social The Girls Group; la contrabajista italiana Silvia Bolognesi en estos años asiste a talleres de improvisación y composición con Muhal Richard Abrams, Roscoe Mitchell y Anthony Braxton, y profundiza sus habilidades en el contrabajo con William Parker, ha tocado con Nicole Mitchell, Roscoe Mitchell y en la orquesta de Bucth Morris, en 2009 formó el trío femenino de cuerdas Hear in Now, junto a la violoncelista Tomeka Reid y la violinista Mazz Swift; Tracy Wormworth, bajista con carrera en el ámbito del pop pero de vocación jazzy, grabó con Lena Horne, Regina Carter o Wayne Shorter.

Ingrid Jensen - la mujer en el jazz

Ingrid Jensen.

Alguna mujeres de instrumentos de viento: Ingrid Jensen, trompetista canadiense, graduada en Berklee, miembro de las orquestas de Maria Schneider y Darcy James Argue, tiene su propio grupo y ha tocado con músicos como Clark Terry, Esperanza Spalding, Ben Morder, Joe Lovano, Lionel Loueke, Renee Rosnes, Terri Lyne Carrington, Anat Cohen, Linda Oh entre otros muchos; Rebecca Coupe Franks, trompetista, y compositora, ha grabado con Joe Henderson, Kenny Barron, Lou Donaldson, Ben Riley o Buster Williams, fundadora de su propio sello y actual líder de su grupo; Jessica Lurie, compositora, artista de performance y saxofonista, actualmente vive en Brooklyn (NYC), se dio a conocer como miembro de The Billy Tipton Memorial Saxophone Quartet, un conjunto de saxos exclusivamente femenino que lanzó su primer álbum en 1993; Virginia Mayhew, saxofonista, compositora, educadora y líder de banda con seis discos en el mercado, ha trabajado con Earl Hines, Cab Calloway, Junior Mance, Frank Zappa, Wycliffe Gordon, James Brown, Toshiko Akiyoshi, Kenny Barron y muchos otros; Carol Chaikin, saxofonista, graduada en Berklee, estuvo con la DIVA Jazz Orchestra y con Maiden Voyage, ambas agrupaciones compuestas por mujeres, actualmente con el grupo York Quartet de la Costa Oeste, también compuesto por mujeres; Lisa Parrott, saxo australiana que en esta década grabó varios disco en su país antes de mudarse a EEUU, donde ha grabado una buena cantidad de discos como líder o acompañante, es integrante de la orquesta mainstream de todo mujeres DIVA Jazz Orchestra, con una sólida carrera curiosamente ha sido nombrada por la revista especializada Downbeat como la mejor artista emergente en 2016 (su hermana Nicki Parrott es una excelente contrabajista y correcta cantante). En el siguiente vídeo, la DIVA Jazz Orchestra liderada por la baterista Sherrie Maricle con Lisa Parrott en los solos de saxo barítono.

Cecilia Smith

La vibrafonista Cecilia Smith.

Con un instrumento no muy frecuente en el jazz, el violín: Regina Carter formó parte del quinteto de mujeres Straight Ahead (con Cynthia Dewberry, Gailyn Mckinney, Eilleen Orr y Marion Hayden) con las que grabó cinco discos antes de independizarse para seguir su carrera como solista, con gran éxito; la también violinista Meg Okura, nacida en Tokyo, de formación clásica y gran improvisadora, con media docena de discos como líder, ha formado la Pan Asian Chamber Jazz Ensemble. Con el vibráfono, Cecilia Smith ha tocado y grabado con una barbaridad de grandes músicos: Gary Bartz, Cassandra Wilson, Amina Claudine Myers, Cindy Blackman, Donald Byrd, Alan Dawson, Donald Harrison, Greg Osby, Cecil Bridgewater, Hubert Laws, Milt Hinton, Mulgrew Miller, Billy Pierce, Rufus Reid, Randy Weston, etc, estudiosa de la obra de Mary Williams y con intensa actividad como enseñante y conferenciante en diversas Universidades de EEUU, por fin en esta década graba varios disco a su nombre.

Bateristas surgidas en los 90

Ya superado aquel prejuicio acerca de que la batería es el menos femenino de los instrumentos, el número de mujeres en el jazz que han optado por este instrumento se ha multiplicado, he aquí cuatro ejemplos de notables bateristas que surgieron en los 90:

Cindy Blackman - la mujer en el jazz

Cindy Blackman.

Cindy Blackman, baterista influenciada por Tony Williams, Art Blakey o Max Roach, formó su propio grupo con Wallace Roney, Kenny Garrett y Joe Henderson, ella tuvo que resistir a una triple discriminación, la de ser negra, mujer y baterista, durante mucho tiempo de gira con Lenny Kravitz, y con su marido Carlos Santana; Allison Miller, baterista, cantante, compositora y docente, en 1996 se mudó a Nueva York y ha trabajado, entre otros muchos, con Marty Ehrlich, Dr. Lonnie Smith, Kenny Barron, Steven Bernstein, Ray Drummond, Bruce Barth, los grupos Amazing Maze o Betty, este último un conjunto de rock muy activo en su reivindicación por la igualdad de sexos, actualmente tiene su propia banda de jazz con el nombre de Boom Tic Boom y que se puede escuchar en el siguiente vídeo, el grupo está formado por la baterista y líder de la banda Allison Miller, con la violinista Jenny Scheinman, la pianista Myra Melford, Kirk Knufke con la corneta, el clarinetista Ben Goldberg y Todd Sickafoose en el contrabajo.

Sylvia Cuenca - la mujer en el jazz

Sylvia Cuenca.

De entre las muchas bateristas incorporadas en esta década al mundo del jazz, mencionaré sólo a un par más: Sylvia Cuenca, que empezó en la anterior década pero se consolidó definitivamente en esta, ha acompañado a luminarias del jazz como Clark Terry (durante 17 años), Joe Henderson (durante 4 años) y una infinita cantidad de músicos Ron McClure, Ted Curson, Eddie Henderson, Gary Bartz, Kenny Drew, Jr., John Hicks, George Cables, Marian McPartland, Emily Remler, Jon Faddis, Frank Foster’s Loud Minority Big Band, Kenny Barron, Michael Brecker, Ray Drummond, Ralph Moore, Regina Carter, Richie Cole, Billy Taylor, James Spaulding, Mulgrew Miller, Lew Tabackin, Lou Soloff, Jon Hendricks, Etta Jones, Helen Merrill, Dianne Reeves, Stan Getz, Nicholas Payton, Joshua Redman, Mingus Big Band, la Vienna Art Orchestra… además de liderar sus grupos de hard bop The Crossing (con el que grabó el primer disco a su nombre en 1998) y Exit 13, un trío de órgano; y Sherrie Maricle, batería y compositora, fundadora y conductora de la big band DIVA Jazz Orchestra (que es la orquesta del vídeo de más arriba), del quinteto Five Play y del DIVA Jazz Trio, las tres formaciones compuestas exclusivamente por mujeres con los que ha grabado un total de veinte discos. En el siguiente vídeo su Five Play en directo:

Pianistas surgidas en los 90

la mujer en el jazz - Eri Yamamoto

La pianista Eri Yamamoto, el contrabajista William Parker y la vocalista Leena Conquest.

Fruto de la fértil colaboración cultural entre EEUU y Japón que facilita el acceso a becas en EEUU, tres pianistas japonesas destacan con su talento y formación en el ámbito del jazz, evidenciando la internacionalización del género: Eri Yamamoto, pianista nacida en Japón, se mudó a Nueva York donde ha colaborado con músicos tan creativos como Daniel Carter, Hamid Drake o William Parker, con quién ha grabado varios discos; Junko Onishi, elegante e intensa pianista y compositora japonesa residente en Nueva York formada en Berklee y descubierta por Jackie Byard, ha publicado unos cuantos discos interesantes en Blue Note y ha tocado con una larga lista de ilustres músicos; otra pianista japonesa que también pasó por Berklee e irrumpió en esta década en la escena vanguardista neoyorquina es Satoko Fujii, continúa en primera línea y ha publicado más de cuarenta álbumes, fundó y dirige la New York Orchestra, así como a la gran Orchestra Tokyo.

Sylvie Courvoisier - la mujer en el jazz

Sylvie Courvoisier.

Uno de los pianos más destacados de la escena vanguardista, que también empezó su andanza profesional en esta década, es el de la suiza residente en Nueva York Sylvie Courvoisier, virtuosa pianista hoy consolidada en primera línea del ámbito del jazz avantgarde.

En un ámbito más mainstream, las norteamericanas Roberta Piket, excelente pianista con una docena de discos a su nombre en los que muestra su preferencia por tocar sola o en trío, en su disco debut de 1996 contó con Donny McCaslin y Michael Formaneck, recientemente el Roberta Piket Trio está completado por Daryl Johns al contrabajo y Billy Hart en la batería; Rachel Z, teclista que se mueve entre el mainstream, el smooth y el jazz fusion, se dió a conocer con Steps Ahead, posteriormente ha grabado con Wayne Shorter, Omar Hakim o Stanley Clarke, ha colaborado estrechamente en los estudios de grabación con Marcus Miller, su primer disco en 1997 consistió en un tributo a artistas femeninas con la colaboración de Maria Schneider, Regina Carter, Anat Cohen o Terry Lyne Carrington, también grabó rindiendo homenaje a Joni Mitchell y ha formado tríos femeninos con las bateristas Allison Miller o Cindy Blackman, por ejemplo; LeeAnn Ledgerwood, pianista graduada en Berklee College, ha colaborado con Michael Brecker, el saxofonista Bill Evans, Attila Zoller, Michael Formanek, Eddie Gomez, Marian McParland, Steve Gadd o con su segundo marido Jeremy Steig, anteriormente estuvo casada con el pianista Richie Beirach.

Y para citar a alguna pianista no nacida en EEUU: la excelente Nikki Iles, pianista, compositora y educadora del Reino Unido, su piano es de un gusto exquisito, tiene cerca de veinte discos a su nombre, ha grabado bastante con la cantante Tina May, y ha colaborado con músicos tan diversos estilísticamente como Mike Gibbs, Anthony Braxton o Kenny Wheeler; la pianista rusa Olga Konkova, que también toca el acordeón y que completó sus estudios en Berklee, ha grabado discos de solo piano y con su trío; la pianista y pedagoga belga Nathalie Loriers, ha acompañado a Philip Catherine, Toots Thielemans, Lee Konitz, Aldo Romano, Charlie Mariano, Christian Escoudé, David Linx o Gianluigi Trovesi, su formato preferido es el de trío y ha publicado cinco discos a su nombre.

Cantantes surgidas en los 90

Como en las anteriores décadas, la cantidad de cantantes de jazz en esta década fue enorme, alguna alcanzó una popularidad entre el gran público que no se producía desde los años 50. De esa gran cantidad de cantantes con talento surgidas esta década, a continuación se nombrará apenas a una docena

Diana Krall - la mujer en el jazz

DIana Krall.

En esta década surge el fenómeno más exitoso del jazz actual, la canadiense Diana Krall, protegida en sus inicios por Ray Brown y Jimmy Rowles, y que se convirtió en un producto comercial de magnitud colosal. No se puede decir que técnicamente fuera una cantante o pianista especialmente dotada, pero conectó fantásticamente con los gustos del gran público, sus discos se venden por millones, su enorme popularidad traspasa las fronteras del jazz, es el músico de jazz en activo más conocido internacionalmente de las siguientes décadas, por encima de cualquier otro músico de jazz, sea hombre o mujer, siendo la primera figura habitual en los festivales de jazz más importantes del mundo. A su asequible repertorio se le une una intensa promoción internacional en la que se enfatiza una sensual imagen y no se evita destacar con elegancia sus atractivos femeninos. En suma, su proyección no ayuda a superar los estereotipos comunes de la mujer en el jazz.

Madeleine Peyroux - la mujer en el jazz

Madeleine Peyroux.

Madeleine Peyroux, grabó su primer disco en 1996, pero debido a problemas con su voz estuvo unos años en un segundo plano, y en 2004 publicó un disco que resultó ser un excepcional boom de ventas, con unas maneras que es fácil relacionar con la gran Billie Holiday, no muy prolífica en los estudios de grabación desde entonces ha publicado un total de seis álbumes y se ha consolidado como una de las más cotizadas cantantes de jazz actuales; Patricia Barber, cantante y pianista, de notable éxito internacional, nombrada mejor vocalista de jazz por la revista Downbeat en 1994, ha grabado una quincena de discos; Leena Conquest, del entorno de la AACM de Chicago, colaboradora habitual de William Parker, se desenvuelve con comodidad en diferentes terrenos, hip-hop, jazz avanzado, neo-soul, free jazz o jazz tradicional; Nnenna Freelon, cantante, compositora, productora y arreglista, en 1996 obtuvo su primera nominación a los premios Grammy y en los años siguientes a sido nominada cuatro veces más, ha grabado hasta el momento once discos; Tierney Sutton, cantante con varias nominaciones a los Grammy como mejor álbum de jazz vocal, alterna sus conciertos con la enseñanza de canto, últimamente ha actuado en formato de trío con Hubert Laws y Larry Koonse; Rachelle Ferrell, cantante, pianista y compositora con una voz capaz de cubrir ocho octavas, ha contado con acompañantes de la talla del trompetista Terence Blanchard, los pianistas Gil Goldstein y Michel Petrucciani, el bajista Stanley Clarke, el saxofonista Wayne Shorter, el teclista George Duke o cantado a dúo con George Benson, ha publicado ocho discos. En el siguiente vídeo, Rachelle Ferrell en directo en 2001.

Karrin Allyson, cantante y pianista, con unos inicios pop graba su primer disco en 1992, ha publicado catorce, uno dedicado a baladas de John Coltrane con dos nominaciones a los premios Grammy, y en 2006 fue nominada al mejor álbum vocal con “Footprints”; Lenora Zenzalai Helm, cantante, compositora y educadora, propietaria de su propio sello y con media docena de discos, ha trabajado con algunos de los nombres más importantes en el jazz y la música contemporánea; Dee Alexander, compositora y cantante de amplio registro del entorno de los músicos de la AACM de Chicago, con una buenísima reputación entre la crítica especializada; Luciana Souza, cantante y compositora brasileña varias veces nominada para los premios Grammy, actualmente residente en Nueva York donde enseña en la Escuela de Música de Manhattan; Claire Martin, inglesa que ha cantado acompañada de los pianistas Kenny Barron o Bill Charlap; al final de la década surge otra cantante con proyección, Jane Monheit.

Y con este capítulo se completa nuestra condensada historia de la mujer en el jazz durante el siglo XX con algunos de los nombres propios más destacados. En el próximo capítulo se abordará finalmente el papel de la mujer en el jazz en el siglo XXI.

© Carles “Tocho” Gardeta, 2017

 
Capítulos de la serie “La mujer en el jazz”
La mujer en el jazz: Intro
La mujer en el jazz: Años 20p
La mujer en el jazz: Años 30
La mujer en el jazz: Años 40
La mujer en el jazz: Años 50
La mujer en el jazz: Años 60
La mujer en el jazz: Años 70
La mujer en el jazz: Años 80
La mujer en el jazz: Años 90 (es donde estás ahora)
La mujer en el jazz: Siglo XXI

 

EDICIÓN GRATUITA: Jazzitis pone a vuestra disposición la versión de todos los capítulos de La mujer en el jazz reunidos en un archivo pdf, para imprimir o leer en pantalla, basta con hacer click AQUÍ y lo tendrás en tu dispositivo en apenas unos segundos.

 

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

2 Comentarios
  • notinctemps@yahoo.es'
    Pere 10:47h, 31 mayo Responder

    Bon dia, Reverendu Tocho!
    Agraïr-te aquesta secció tan estimulant sobre les dones i el jazz, perquè m´està permetent conèixer, i escoltar, a tantes i tantes criatures que no conec….Un autèntic pou de sorpreses, ja t´ho puc ben assegurar!!

    Sóc de Blanes i porto un petit programa de jazz i de blues titolat “El Ferroccarril Subterrani”. No sé com aneu de temps, Reverendu, però m´agradaria molt convidar-vos a passar una horeta per aquí. Seria tot un honor.Si us ve de gust, ja ho sabeu….
    Gràcies per tot i fins ben aviat!!

    • Carles "Tocho" Gardeta 15:15h, 31 mayo Responder

      Moltes gràcies, Pere. T’envio un correu.

Publica tu comentario