Artículo de • Publicado el 11/04/2010

Minton’s de Buenos Aires. Comprando música a la antigua. (2/3)

Segunda visita visita accidental a Minton's en la que puedo disfrutar de la cordialidad de Guillermo y del placer de la conversación... sobre trompetistas, las cajas de Mosaic, de Adrián Iaies, de las tiendas de jazz de Barcelona...

(viene de la primera parte de Minton’s de Buenos Aires)

Menos mal, tenía suficiente plata para pagar en Los Inmortales. Salgo con la pizza rebotando en mi interior, atravieso la calle sudoroso y me encuentro a Guillermo acabando su cerveza tranquilamente en la terraza del bar a la entrada de la galería. Me saluda con la mano en alto, se levanta y tomándome del brazo me dice “Dejá de sudar, te estaba esperando, che, te dejaste la VISA”.

Había chapado la tiendecita, ya se iba de fin de semana, pero tuvo piedad de mí y me esperó. Abrió la tienda de nuevo, yo protesté porque pensaba que estaba retardando el comienzo de su fin de semana. Pero el tipo encendió su equipo, puso un disco de Don Ellis, el de Monterrey del ’66, subidito de volumen y empezó a hablar de los músicos que no escuchan música, me dió nombres, Iaies era de los que sí escuchaban, y mucha.

Baldas  de Minton's con vinilos y CDs.

Baldas de Minton’s con vinilos y CDs.

Hablamos de cómo se llega a añorar tu casa cuando se está un tiempo lejos, hace una broma un pelo machista, y yo le contesto al hilo de su broma “pués lo que más necesito es a mi mujer”, y me contesta que después de 14 años casado eso sólo le puede suceder a un depravado. Reímos juntos y volví a sentirme cómodo.

Hablamos de las tiendas de jazz de Barcelona de hace más de 25 años, del Pujol ejecutivo y productor, y alaba su criterio y su hábil mercadotecnia con Fresh Sounds, pero con la misma insistencia dice que son muy vivillos, que publican grabaciones viejas con diferentes nombres y juegan a despistar al comprador. No he tenido oportunidad de comprobarlo… seguramente es verdad.

Hablamos otra vez de la grabación de Iaies del próximo triple álbum, me explica que el disco solo al piano se grabó en la casa (mansión) de un coleccionista de pianos. Varios de sus salones (no todos) estaban ocupados por los 26 grandes pianos en óptimo estado de salud que había ido comprando. Me confirma que el disco 2 son dúos, y el 3 son tríos. (Nota: Disco editado con el nombre “Unodostres – Solo y bien acompañado”).

Hablamos de trompetistas, pobre de mí, mi fuerte son los pianistas… Cuando menciona a Freddie Hubbard le digo que me cae gordo, hace cara de sorprendido y me pone muy serio un disco en la mano, el “Blue Spirits” del ’65, de Blue Note, y me dice “escuchá esto y volvemos a hablar de cómo te cae”. Siempre me pasa, cuando me meto con Hubbard, llevo las de perder, cómo no tengo ni un puto argumento me corto enseguida. No sé porqué sigo con esa tontería. Realmente el disco es muy bueno, pero Freddie Hubbard continúa cayéndome mal…

Hablamos de las fantásticas cajas de Mosaic, de las truchas y de las auténticas. De los discos CTi, de Toni Williams, de Jimi Hendrix, del jazz fusion de los 70s, de Coltrane… un tema lleva al otro y no parece que pueda acabarse jamás aquella conversación llena de complicidades, enriquecedora, fértil en conceptos, rica en ironías… Se me confirma una vez más que, realmente, lo guapo del jazz es aprender. El “saber” debe ser muy aburrido. Tengo la suerte de que mi infinita ignorancia me permite aprender constantemente, en eso me siento afortunado, soy tan afortunado cómo el resto de ignorantes, que somos casi todos.

Veo que tiene el vídeo del bolo de Adrián Iaies en La Trastienda y le digo que me lo voy a llevar, y de paso que me recomiende unos cuantos discos, si puede ser de músicos argentinos, que iré a sacar pesos al cajero. Hacemos un montoncito, hace el incomprensible cálculo con su calculadora mágica, voy al cajero, vuelvo, le pago, le deseo buen fin de semana y salgo hacia el hotel para escuchar lo que me ha endosado. Antes me ha invitado a volver la semana que viene, que espera recibir cosas que me van a interesar.

En este montoncito para el fin de semana hay dos discos de dos clásicos del jazz argentinos, uno del “Mono” Villegas, y otro de Oscár Alemán, dos increíbles personajes. Éste último, guitarrista coetáneo de Django, con una vida de película, y con un swing que había sorprendido al mismo Duke Ellington. No lo pudo fichar para su magnífica orquesta porque Oscár tenía contrato por años con Josephine Baker, con la que, según dicen, mantenía una relación que superaba la profesional.

En el hotel me doy cuenta que me dejé el DVD de Iaies Tango Reflections, en Minton’s. Ahora está claro que voy a tener que volver la semana que viene, antes de irme de Buenos Aires.

Pasó el fin de semana. Un día, poco antes del viaje de vuelta, me escapo descaradamente del laburo y voy a Minton’s al mediodía, sin saber que voy a conocer a Papa Noël, que estos días estaba de vacaciones en Buenos Aires… pero lo cuento en el tercer y último recorte.

© Tocho, 2010

 
(sigue en Minton’s de Buenos Aires. Comprando discos a la antigua 3/3)

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

No hay comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.