Artículo de • Publicado el 08/04/2016

Reseñas norteñas 2016: Rob García 4 en Gijón

Se da inicio aquí lo que promete ser una serie de crónicas de actuaciones en directo escritas por Alejandro Díaz. En esta ocasión comenta el concierto del cuarteto liderado por el batería y compositor neoyorquino Rob García, celebrado en Gijón el pasado miércoles 6 de abril.

Rob García, baterista con fuerte presencia en la escena de Nueva York. Ha colaborado con infinidad de músicos, entre ellos Wynton Marsalis, Anat Cohen, Woody Allen, Chris Cheek, Joe Lovano, Dave Liebman, Diana Krall, Myra Melford, Donny McCaslin, Bruce Barth, Wycliffe Gordon o Sonny Fortune. Ha intervenido en la grabación de más de 40 álbumes.

Rob García, baterista con fuerte presencia en la escena de Nueva York. Ha colaborado con infinidad de músicos, entre ellos Wynton Marsalis, Anat Cohen, Woody Allen, Chris Cheek, Joe Lovano, Dave Liebman, Diana Krall, Myra Melford, Donny McCaslin, Bruce Barth, Wycliffe Gordon o Sonny Fortune. Ha intervenido en la grabación de más de 40 álbumes.

El concierto del grupo Rob García 4 con la presencia de Noah Preminger (saxo tenor), Marco Mezquida (teclado Nord Electro 2), Masa Kamaguchi (contrabajo) y Rob García (batería), tuvo lugar el Miércoles 6 de Abril de 2016 a las 20:00 horas, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón (Asturias).

El neoyorquino Rob García vino a presentarnos su último disco, grabado recientemente con esta misma formación a excepción del teclista: en el disco es Gary Versace quien toca el piano, mientras que en el concierto tuvimos a Marco Mezquida con ese teclado que suena parecido a un Fender Rhodes.

Portada del disco “Finding love in an oligarchy on a dying planet” que presentó Rob García en el concierto que se comenta en este artículo.

Portada del disco “Finding love in an oligarchy on a dying planet” que presentó Rob García en el concierto que se comenta en este artículo.

El primer tema que interpretaron es el que da nombre al disco: Finding love in an oligarchy on a dying planet. El título lo dice todo, ¿verdad? Un mantra ejecutado por Mezquida sirvió de fondo a las evoluciones de Preminger. La composición me resultó interesante, pero la interpretación no me terminó de convencer, y se vio perjudicada por el hecho de que el contrabajo no se oía nada.
 
Solucionado rápidamente ese problema, lo cierto es que el resto del concierto me encantó. Lo siguiente fue la balada Precious lives, (todas las composiciones son de Rob García, salvo que se indique) donde lo más destacado fue un precioso solo de Mezquida entrelazándose con Kamaguchi, y un alambicado solo final en solitario de Preminger.
 
Inconvenientes de estar en la segunda fila con un cabezón delante (foto de Alejandro Díaz).

Inconvenientes de estar en la segunda fila con un cabezón delante (foto de Alejandro Díaz).

A continuación interpretaron Joe-Pye Weed, procedente de su anterior álbum «Perennial», un tema vibrante que comenzó con una introducción de Rob García, siguió con un estupendo solo de Preminger, secundado por uno magnífico de Marco Mezquida, con Rob García impulsando el ritmo como una locomotora, y finalizó con una muy aplaudida intervención del batería.

La cosa se tranquilizó con Johnny has gone for a soldier (tradicional), una balada que comenzó con un estupendo y expresivo solo de Kamaguchi acompañado únicamente por García a las escobillas. Luego el batería posó las escobillas y las sustituyó por las mazas, para acompañar el sedoso solo de Preminger. El efecto sonoro de ese cambio fue realmente efectivo, y el tema me encandiló.

Sonó después Modern man, composición de Joe Lovano procedente del álbum «From the soul» (donde es interpretada a dúo por Lovano y el batería Ed Blackwell). Preminger expuso con fiereza la angulosa y monkiana melodía, para después lanzarse a una improvisación muy libre coqueteando con la atonalidad. Marco Mezquida le secundó perfectamente con un solo trepidante, llevando la música por audaces derroteros y ofreciéndonos algunos virajes extremos y divertidos. Kamaguchi y García tuvieron también ocasión de lucirse, y este fue mi tema favorito del concierto.
 
La actuación terminó en primera instancia con Terror, fear and media, una ración de moderno post-bop con Preminger nuevamente desatado, y que acabó casi en plan soul.
 
Los encendidos aplausos consiguieron que los músicos volvieran al escenario para interpretarnos otra composición de García titulada Thank you. Resultó ser un baladón en plan clásico, con Noah Preminger internándose a gusto por el registro grave del saxo tenor y recordando por momentos a Ben Webster. El concierto no podía acabar de mejor manera.
 
En resumen, un muy buen concierto: bonito, variado y estimulante. Este mismo grupo actúa el sábado 9 de abril en Girona, el domingo 10 de abril en Barcelona y el sábado 15 de abril en Miranda de Ebro. Yo no me lo perdería si estuviera por allí.

© Alejandro Díaz, 2016

 
Enlace a MÁS RESEÑAS NORTEÑAS

Autor: Alejandro Díaz

Nacido en Gijón en 1973, lo del jazz le entró por un oído y, como todavía no le salió por el otro, es de suponer que sigue por ahí dentro, alojado en alguna parte de su cerebro (él asegura que es en la parte buena). Su vida carece de dirección, lo cual no le impide ser un apasionado de la música en directo y prodigarse en ofrecer opiniones directas sobre los conciertos que ve y los discos que escucha. Ustedes verán si le hacen caso, pero les advierto que el hombre es abstemio, y que además no le gustan ni el fútbol, ni los coches, ni los perros. Ya ven, una lindeza de tío. ¡Y encima escribe poemas!

2 Comentarios
  • Joako 12:08h, 09 abril Responder

    No tengo facebook, ni nada semejante así que aquí te digo ‘me gusta’.
    Una proposición no de ley, ¿podrías haber hecho alguna entrevista a los músicos? (Claro suponiendo que no hay barrera en el idioma; si la hay no he dicho nada).
    Pero te imagino: «Buenas noches, sr. García, ese toque personal que le ha(s) dado a las escobillas me ha causado gran satisfacción, podría(s) decirme… (En los puntos suspensivos van las preguntas).
    Un cordial saludo.

  • Alejandro Díaz 16:30h, 09 abril Responder

    Pues no sé, dada la hora a la que son los conciertos en este sitio, después de recogerlo todo los músicos suelen irse a cenar. Y me daría no sé qué retrasarles. Lo único que hice fue acercarme, felicitarles y comprarles el disco. Muchas gracias por tu comentario.

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.