Artículo de • Publicado el 03/04/2010

Roberto Juan Rodríguez: un judío cubano o un cubano judío

El sello neoyorquino Tzadik edita música que, con mucha frecuencia, desborda la limitación de las etiquetas para definirla. Uno de sus artistas, el percusionista y compositor Roberto Rodríguez es un ejemplo.

Roberto Juan Rodríguez, nació en Cuba y acompañó a su familia, de confesión judía, en su traslado a Miami cuando tenía 9 años, sintiéndose un exiliado desde entonces. Resulta que su padre también es músico, Roberto Luis Rodríguez, trompeta, y está en activo. Roberto Juan empezó a tocar en el combo de su padre a los 13 años. Había hecho estudios de trompeta, violín y piano.

EnElCampo

Creció escuchando música de fiesta judía por una oreja y ritmos latinos por la otra. Después, ya crecidito, es un percusionista cotizado que ha tocado con gente tan dispar como Joe Jackson, Julio Iglesias, Lester Bowie, Lloyd Cole o Paul Simon… o sea: un profesional.

Viviendo ya en Nueva York, inevitablemente entra en contacto con la comunidad de músicos judíos que se mueven alrededor del vanguardista sello Tzadik, dinamizador del movimiento de la Radical Jewish Culture, y el guitarrista Marc Ribot le propone montar los Cubanos Postizos, con quien graba dos discos, en 1998 y 2000, con temas tradicionales de son montuno del cubano Arsenio Rodríguez tocados a lo macarra, y el resultado tuvo un éxito muy notable.

Y llega el momento. John Zorn le mira y le dice “Bueno, qué…¿tienes un disco para mí?”, y a Roberto le viene el recuerdo de cuando Tito Puente le decía a menudo “Tú has de escribir tu música”, y le responde “Sí”. De manera que se puso a currar con David Krakauer en eso y sacó su primer disco “El Danzón de Moisés” (¿pilláis?… sí hombre, el danzón, origen del son cubano y del personaje bíblico Moisés, que era judío).

DiscosIrvongFields

La música de Roberto Rodríguez es original, la sensibilidad a las diferentes tradiciones musicales que forman parte de su herencia produce lo que acostumbra a ser natural en cualquier fenómeno cultural en la actualidad: mezcla y contaminación, pero no son muy habituales los ritmos caribeños en la música klezmer. De todas maneras hay un precedente muy claro inspirador para Roberto Rodríguez: Irving Fields. Dos discos en Spotify para comprobarlo, el “Bagles and Bongos” publicado por Reboot Stereophonic en 1958, y el “My Yiddishe Mama’s Favorite” grabado en 2007 para el sello Tzadik en 2007, en formato de trío, con Iving Fields al piano, Greg Cohen al contrabajo, y el mismo Roberto Rodríguez en la percusión.

Este pianista, Irving Fields, grabó al final de los años 50 música popular judía, en formato de trío de piano, contrabajo y… bongos!, cultivando una exótica elegancia perfecta para un cocktail educado. El disco se llamó Bagels & Bongos. Esta fórmula tuvo una aceptación popular enorme, sus discos ocupaban los primeros lugares en las listas de ventas en EE.UU, y era conocido en todo el mundo.

El éxito de la fórmula de música comercial tocada con ritmos cubanos le dio a Fields para grabar otros discos temáticos, hits de música italiana “Pizza & Bongos”, francesa “Champagne & Bongos”… de éxito asegurado. Ha sido contratado largas temporadas por los mejores y más caros hoteles de todo el mundo. Con sus más de 90 años, he leído que continúa tocando cada noche en algún restaurante de lujo de Nueva York, actualmente está en el Nino’s Tuscany (Nota: este texto está escrito en 2010). En 2007 grabó para los chicos de Tzadik el disco comentado antes con una colección de las canciones yiddish preferidas por su madre, “My Yiddishe Mama’s Favorites”.

La discografía de Roberto Rodríguez

La percusión de Roberto Juan Rodríguez tiene la habilidad de ser tranquila, casi triste, nada de huracanes tropicales. Los arreglos son cuidados, sencillos y muy claros, con algunas buenas improvisaciones (cortas) de alguno de los virtuosos que le acompañan.

DanzonMoises

Roberto Rodríguez “El Danzón de Moisés” © Tzadik, 2002
Músicos: Roberto Luiz Rodriguez (trompeta), David Krakauer (clarinete), Matt Darriau (clarinete, trompeta china), Peter Apfelbaum (saxo soprano), Mark Feldman (violin), Jane Scarpantoni (violonchelo), Marcus Rojas (tuba, bombardino), Ted Reichman (acordeón), Craig Taborn (piano), Brad Jones (bajo), Susie Ibarra (percusión), Roberto Juan Rodriguez (percusión)

Este primer disco es el más melancólico. Cuenta con el violín de Mark Feldman y los clarinetes de Krakauer y Darriau, que desarrollan melodías improvisadas muy bonitas, y atención a las intervenciones del piano de Craig Taborn. Es el más jazzero de los tres discos que ha hecho con esta fórmula. Anécdota: está Susie Ibarra, que es su mujer.

Esta grabación ya contiene los atributos de los dos siguientes discos. Composiciones propias inspiradas en la tradición judía, incluida la gitana balcánica, con ritmos cubanos, danzón, montuno, chachachá, rumba, bolero, aunque también se cuelan cosas andinas, y tango, carnaval, son jarocho, cumbia, en fin, el sonido de América Latina reelaborado desde Nueva York. Los tres discos comparten concepto, los tres cuentan con los instrumentos más familiares en la música judía (clarinete, violines, acordeón…).

DanzaGitano

Septeto Rodríguez “Baila! gitano baila!” © Tzadik, 2004
Matt Darriau (clarinete, kaval búlgaro, flautín irlandés, trompeta china); Curtis Hasselbring (trombón); Ted Reichman (acordeón, hammond B3); Meg Okura (violin); Sam Bardfeld (violín); Mary Wooten (violonchelo); Brad Jones (bajo); Roberto Juan Rodriguez (percusión).

En este segundo disco de Roberto Rodríguez empieza a haber un poco más cachondeito latino y parece mejor producido, pero no ya están ni Krakauer, ni Taborn, ni Feldman, lo que le resta ese toque más jazzy del anterior.

TimbaTalmud

Roberto Rodríguez “Timba Talmud” © Tzadik, 2009
Roberto Juan Rodriguez (batería, percusión, programming); Igor Arias Baro (voz, congas, bongos); Oz Noy (guitarra); Benjamin Lapidus (tres); Jonathan Keren (violín); Itai Kriss (flauta); Uri Sharlin (acordeón, piano, órgano); Gilad Harell (clarinete, clarinete bajo); Oscar Oñoz (trompeta); Bernie Minoso (bajo).
Es el más abiertamente latino y alegre, en el que ya no está el clarinete de Darriau. Los tres discos son para toda la familia, pero este último es el más sabrosón.

Música simpática y bien hecha, sin sobresaltos pero con frecuentes sorpresas. Otra muestra del fenómeno de interacción entre culturas, en este caso más afines de lo que parece, para producir música no hecha antes, sin pretensión de revolucionar nada, pero sin renunciar a inventar transgrediendo fronteras.

OhVeryOle

Irving Fields & Roberto Rodríguez “Oy Vey! Ole!” © Tzadik, 2006
Irving Fields (piano); Roberto Rodríguez (percusión); Meg Okura (violín); Gilad Harha (clarinete); Uri Sharlin (acordeón, órgano); Natalh Michal (voz); Jennifer Vincent (bajo acústico).

“Oy Vey! Ole!” es un homenaje obligado. Se combinan temas del repertorio de Irving Fields, en el que no falta el conocidísimo Miami Beach Rhumba, y versiones de los dos primeros discos de Roberto Rodríguez. El piano de Irving Fileds, ingénuo y divertido, le pega que ni pintado a la música de Rodríguez. En realidad Rodríguez está haciendo lo del veterano Fields, pero en versión moderna y pelín intelectual. Es bonito ver como se entienden los dos músicos a pesar de su gran diferencia de edad. El disco es delicioso, y amablemente sencillo.

ElMedioni

Maurice El Medioni “Descarga oriental” © Piranha, 2006
Maurice El Medioni (piano, organ, voz); Natalie Michan (voz); Jennifer Vincent (bajo); Ben Lapidus (tres); Oscar Onoz (trompeta); Nir Z (darbuka); Roberto Rodriguez (percusión).

Este disco, que se puede escuchar en Spotify, está producido por Roberto Rodríguez. Se reunió con el pianista Maurice El Medioni, argelino exiliado en Marsella, octogenario, judío, una autoridad en la música de tradición sefardí, que hace raï y rumba, con influencia del jazz, y con un importante historial de grabaciones de música de consumo popular argelina. Unas trazas parecidas a las de Roberto Rodríguez, pero con el color del Mediterráneo en vez del Caribe. Y grabaron el disco en Nueva York. Total, Caribe, Mediterráneo y Nueva York en un solo pack.

BasketDisc

Roberto Juan Rodriguez “First Basket” © Tzadik, 2009
Roberto Juan Rodriguez (shofar, batería, programming); Oz Noy (guitarra eléctrica ); Matt Munisteri (banjo, trompeta); Meg Okura (violín); Uri Sharlin (acordeón, piano, órgano); Gilad Harell (clarinete, clarinete bajo); Seth Baer (bassoon); Peter Apfelbaum (saxo tenor); C.J. Camerieri, Frank London (trompeta); Amber Chisholm (cuerno francés); Brian Drye (trombón); Ron Caswell (tuba); Brad Jones (guitarra bajo); Roberto Rodriguez (batería, programming); Aaron Alexander (batería).

Esta grabación es la respuesta al ofrecimiento de componer la banda sonora del documental First Basket que versa sobre la historia del origen de la NBA, que parece que fue un hecho debido a la iniciativa de aficonados judíos al basket.

El klezmer vuelve a protagonizar los 30 cortos temas, esta vez bastante emancipado de los ritmos latinos presentes en toda la discografía anterior. La banda de klezmer se impregna, en cada uno de los diferentes cortes, de dub, big band jazz, surf rock, easy listening, guitar rock, gitaneo balcánico, swing jazz, marchas dixie, scratch, cool jazz, música de cámara, folklore de Oriente Medio, y todo sin despeinarse.

La música de Roberto Rodríguez ejemplifica las posibilidades de lo que siempre se ha dado en el jazz, o sea, el encuentro de culturas, tradiciones, géneros, conceptos… que permiten nuevas formas expresivas, de difícil clasificación, que van mucho más allá del marco geográfico en el que tuvieron lugar sus orígenes.

© Tocho, 2010

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

2 Comentarios
  • OGUANCHE@YAHOO.COM'
    ALAIN 05:12h, 14 noviembre Responder

    ROBERTICO EL HIJO DE ROBERTO

  • alainpardo2000@yahoo.es'
    ALAIN 05:13h, 14 noviembre Responder

    EL MAESTRO

Publica tu comentario