Artículo de • Publicado el 07/03/2010

Roy Hargrove: un talento en activo

En este artículo se hace un repaso a los diez disco que conforman la producción discográfica del trompetista Roy Hargrove, desde su primer disco "Diamond In The Rough" publicado en 1989, hasta el "Emergence" grabado para el sello Emarcy en 2009.

FotoHargroveOK

Roy Hargrove es uno de los músicos más exitosos del jazz actual. Me refiero a esa forma de éxito que es más o menos mensurable, el que proviene de la cantidad de discos vendidos, del número de Grammys recibidos, de las posibilidades que tiene uno de preguntar a alguien no aficionado al jazz y que le suene el nombre. Entrando ya en valoraciones puramente personales (aunque espero que compartidas por otros aficionados) me atrevo a afirmar que Hargrove es también un músico exitoso a nivel artístico. Ya sé que hay quienes piensan que ser exitoso en ambos frentes simultáneamente es prácticamente imposible; personalmente no comparto esa opinión, precisamente la misma existencia de músicos como Roy Hargrove refuerzan mi opinión en este sentido.

Sin duda el hecho de que la música de nuestro hombre tienda a mirar más hacia el pasado (vía hard bop) que hacia un futuro radicalmente nuevo, y que cuando ha mirado directamente a ese futuro lo haya hecho situándose en un terreno que le ha acercado a artistas con mucho mayor potencial de ventas (vía neo-soul) le ha facilitado las cosas para acceder a ese éxito popular de que hablaba al principio. Pero conviene no darle la espalda por todo ello, no sin antes haber probado de primera mano la miel de su música: estamos ante un talento en plena ebullición, y no precisamente fácil de clasificar ni musicalmente acomodado.

Itinerario discográfico

HabanaDisc

Roy Hargrove nació en Texas en 1969, y allí permaneció durante sus primeros años como músico. Le descubrió para el resto del mundo otro colega trompetista, el campeón de los músicos de jazz de éxito comercial durante las últimas décadas: Wynton Marsalis. Impresionado por su sonido cuando le escuchó durante una visita a la escuela donde estudiaba el joven trompetista, le ofreció un puesto en su orquesta y más adelante le ayudó a introducirse en el mundillo. Hargrove estudió en Berklee entre 1988 y 1989, antes de afincarse en New York, donde arrancó su carrera discográfica. Además de grabar a su nombre, lo ha hecho con gente como Sonny Rollins, Frank Morgan o Jackie McLean dentro del jazz, y con artistas como Erykah Badu y D’Angelo en el ámbito del neo-soul. Consiguió un premio Grammy en 1998 por el álbum “Habana”.

DiamondDiscSu primera grabación, “Diamond In The Rough” (Novus, 1989) muestra ya un lenguaje fundamentalmente mainstream a través de un repertorio compuesto por temas originales y versiones a partes iguales, interpretado junto a músicos tan notables como Antonio Hart, John Hicks, Ralph Peterson o Al Foster.

PublicEye“Public Eye” (Novus, 1990) fue su primera grabación en quinteto, formato especialmente grato al trompetista. En esta ocasión le acompañaron Antonio Hart, Stephen Scott, Christian McBride y Billy Higgins. Su siguiente grabación, Tokio Sessions (Novus, 1991), le presentó de nuevo en quinteto en compañía de Antonio Hart, con quien se entendió de maravilla durante aquellos años. En cambio en sus dos últimas grabaciones para el sello Novus Hargrove enriqueció el sonido de su grupo adicionando nuevos instrumentos: los tenores  Branford Marsalis y David “Fathead” Newman, el trombonista Frank Lacy y el organista Jack McDuff en The Vive (1992), y el tenor Ron Blake, el alto Gary Bartz y el trombonista Andre Hayward en Of Kindred Souls (1993).

TenorDiscTras fichar por Verve Hargrove vio cómo sus grabaciones empezaban a ofrecer esa especie de excusas argumentales tan típicas del sello. En “With The Tenors Of Our Time” (Verve, 1994) el quinteto se reforzó (¿lo adivináis?) con saxofonistas tenores tan atractivos como Johnny Griffin, Joe Henderson, Branford Marsalis, Joshua Redman, y Stanley Turrentine. El resto del grupo lo componían Ron Blake, Cyrus Chestnut, Rodney Whitaker y Gregory Hutchinson.

FamilyDisc“Family” (Verve, 1995) de nuevo mostró a Hargrove reforzando el quinteto con diversos músicos añadidos (en esta ocasión tuvo la oportunidad de tocar con su mentor Wynton Marsalis).

ParkersMood“Parker’s Mood” (Verve, 1995) recrea un puñado de temas compuestos por Charlie Parker (o especialmente recordados por su interpretación de los mismos). Para variar está grabado en trío, junto con Christian McBride y Stephen Scott, y resulta un atractivo y refrescante homenaje. En cambio Habana (Verve, 1997) supuso un giro radical respecto al post-bop que Hargrove venía ofreciendo desde que empezara su carrera discográfica: con una banda mixta de músicos cubanos y estadounidenses, el trompetista se adentró en esta ocasión en el terreno de la fusión del jazz con la música de la isla, fascinado tras una visita a la misma. En Moment To Moment (Verve, 2000) Hargrove se hizo acompañar por un grupo de cuerdas, resultando de ello una grabación melosa, elegante y falta de la fuerza habitual en las del trompetista.

RHFactorPero, si era lícito pensar que la carrera de Hargrove estaba ya cómodamente asentada en la periódica facturación de excelentes pero previsibles grabaciones mainstream, y que las sorpresas en la misma llegarían, si acaso, en la forma más que en el fondo, las cosas iban a cambiar radicalmente: en 2003 el trompetista editó “Distraction” (Verve) a nombre de una nueva formación, los RH Factor. Este grupo es un híbrido surgido al calor de la admiración que nuestro trompetista siente hacia gente como Erykah Badu o D’Angelo (que de hecho colaboraron con él en esta primera entrega), y sus grabaciones muestran a Hargrove al frente de un nutrido grupo de músicos interpretando un neo-soul jazzy cuajado de ritmos funk, grooves insidiosos, sus pizquitas de hip hop y rhythm & blues… un coctel explosivo magníficamente plasmado.

StrenghtDiscEn 2004 los RH Factor editaron el EP “Strength” (Verve), donde el grupo alargó los temas con respecto a su primer trabajo y ahondó en los ritmos urbanos que le caracterizan. Finalmente, en 2006 se publicó Distractions (Verve), que muestra al grupo menos agresivo pero igualmente fascinante.

NothingSeriousAquel año 2006 Hargrove editó también “Nothing Serious” (Verve) con su quinteto, un feliz regreso a sus orígenes post-bop que culminó con la publicación de Ear Food (Emarcy, 2008), una verdadera joya donde el trompetista trazó un excitante arco musical entre el mainstream actual y un post-bop excelentemente ejecutado, con acercamiento a los ritmos funk de los RH Factor incluido.

EmergenceDiscLa última grabación editada a nombre de Roy Hargrove es “Emergence” (Emarcy, 2009), donde presenta su big band en un trabajo a ratos interesante pero irregular en su conjunto.

Invitación

El hermoso sonido de la trompeta de Roy Hargrove, y sus fraseos festivos que hacen pensar en un curioso cruce entre Lee Morgan y Miles Davis, tiran de nosotros hacia un jazz sin coartadas intelectuales, un jazz que pretende movernos los pies y calentarnos las entrañas. A veces nos da por considerar que los músicos que realizan un jazz sin complicaciones, sin excesiva ambición… hacen un jazz fácil. Pero quizá erramos, porque no hay ambición más grande que producir gozo y risa al prójimo, ni música tan difícil como la sencilla.

Roy Hargrove no siempre alcanza su objetivo, no siempre triunfa musicalmente, pero a veces atina de lleno en el blanco y, cuando no lo hace, sus disparos suelen llevar buena dirección y provocar en el oyente gozosos daños colaterales en forma de exultante disfrute. Vale la pena prestarle atención.

© Ricardo Arribas, 2010

 
Otros contenidos de Jazzitis relacionados con Roy Hargrove
Disco: Earfood (2008)
Disco: Emergence (2009)

Autor: Ricardo Arribas

Nacido en 1972, 44 añazos ya, ha pasado la mayor parte de ellos disfrutando y aprendiendo con la música, si le preguntas te dirá que incluso entendiendo, a través de ella, un poquito mejor cómo funciona el mundo. El hecho de gozar con músicas no siempre mayoritarias le llevó con el tiempo a descubrir otro placer muy especial: escribir acerca de la música, tratar de transmitir y compartir con otros aficionados las sensaciones que le provoca, escuchar con oídos distintos tras haber escuchado/leído las que provoca en ellos... Y en esas anda.

No hay comentarios

Publica tu comentario