San Sebastián 2017 - Uri Caine Trio
Artículo de • Publicado el 08/08/2017

San Sebastián 2017: Pretenders y Uri Caine Trio

Crónica de los conciertos de The Pretenders con Chrissie Hynde al frente, y Uri Caine Trio, formado por Uri Caine, Mark Helias y Clarence Penn, el viernes 21 de julio de 2017 en el Festival de Jazz de Donostia/San Sebastián - Heineken 52 Jazzaldia.

San Sebastián - Pretenders

El grupo de rock Pretenders en el escenario del Festival de Jazz de San Sebastián 2017.

Tras el concierto de Wayne Shorter, tocaba ir a hidratarse y alimentarse un poco, para a continuación dirigirse a la playa de Zurriola a buscar un buen sitio para ver el concierto de los Pretenders, que comenzaba a las nueve. Conseguí situarme muy cerca del escenario, por el lado derecho. ¡THE PRETENDERS! ¿Y esto qué tiene que ver con el jazz? Pues nada, pero es que yo nací en el 73, fui un chaval de los 80, y la música de The Pretenders forma parte importante de la banda sonora de mi infancia y adolescencia. Ya que estaban allí y el concierto era gratuito, ¿cómo resistirse a ir a verlos?

Actualmente la banda está integrada por Chrissie Hynde (voz, guitarra), James Walbourne (guitarra), Carwyn Ellis (teclados, guitarra), Nick Wilkinson (bajo eléctrico) y Martin Chambers (batería). En realidad, tras la muerte por drogas del guitarrista James Honeyman-Scott en el 82 y del bajista Pete Farndon en el 83, Pretenders es Chrissie Hynde y los músicos con los que junte en ese momento, así que resultaba de agradecer la presencia de Martin Chambers, el batería original de la banda (que ha estado entrando y saliendo de la misma todos estos años).

Dejémonos de obituarios. Lo cierto es que la banda actual suena como un tiro y los músicos lucen convincente pose de duros rockeros. En San Sebastián tuvimos una vibrante demostración de lo grande que es el punk-rock clásico cuando está hecho como tiene que ser: con actitud, entrega y poderío. Guitarras afiladas (estupendo James Walbourne), ritmos que te enganchan y te hacen moverte, canciones cortas y directas… Y al frente de todo, la gran Chrissie Hynde guitarra en ristre, con vaqueros, camiseta de Elvis y toda la fiereza y dureza que le han caracterizado siempre.

San Sebastián 2017- Pretenders

Chrissie Hynde, líder de The Pretenders.

Comenzaron presentando dos temas de su último disco: la declaración de independencia que es Alone (que le da título) y la pegadiza Gotta Wait. Siguió la mucho más antigua Message of love. Y de repente, así de prontito… Don’t Get Me Wrong. ¡Ooooh, uno de sus grandes clásicos! No pude evitar emocionarme porque, oigan, es cierto que Chrissie Hynde tiene ya 65 años, pero les juro que la voz, esa voz… ¡le suena igualita que en los 80! Y a continuación otro clásico: Kid, de su primer disco, con James Walbourne ejecutando ese famoso y característico punteo de guitarra. Chrissie Hynde presentó a los músicos, nos doró la píldora diciendo que el público español era “el mejor público de rock” y presentó Talk Of The Town, otro clásico ochentero, que precedió a Down The Wrong Way, de su disco en solitario “Stockholm” del 2014.

Hymn To Her es una bellísima canción que Hynde compuso en memoria de su madre, y que aquí interpretó en una versión muy especial, sin batería y con muy leve acompañamiento instrumental. Precioso. Sonó a continuación Stop Your Sobbing, el clásico de los Kinks que fue el primer single de Pretenders en 1979 (y la versión le gustó tanto a su compositor, Ray Davies, que acabó liándose con Chrissie Hynde). Siguieron dos canciones más recientes: la muy bonita Let’s Get Lost de su último disco y la energética Boots Of Chinese Plastic del álbum “Break up the concrete” del 2008. Y no podía faltar Back On The Chain Gang, que fue muy coreada por el público. En plena ronda de clásicos, turno en sucesión para la oscura elegancia de Night In My Veins, para la diversión con Brass In Pocket y por supuesto para la emoción con I’ll Stand By You, su gran clásico de los 90, que nos dejó a todos derretidos de gusto.

San Sebastián 2017 - Público de Pretenders

Imagen del magnífico aspecto que presentaba el concierto de The Pretenders en San Sebastián.

A partir de aquí empecé a alejarme del escenario, porque si no, no iba a llegar a tiempo al concierto de Uri Caine a las diez y media. Atravesar de forma transversal la marabunta de gente era imposible, así que fui hacia atrás hasta encontrar una zona menos concurrida. Tuve que recorrer bastante camino porque había nada menos que 37.000 personas. Así que caminaba un poco y me paraba para seguir disfrutando del concierto. Sonaron el desparpajo country de Thumbelina y la rotunda Mystery Achievement. Después vino el apabullante solo de batería de Martin Chambers, justo antes de que la banda afrontara Middle Of The Road para acabar el concierto en primera instancia.

Ya bastante lejos del escenario, reconocí en los bises otros dos temas de su primer disco: The Wait y Precious, que fue el fin de fiesta de lo que definiría como un estupendo concierto, que será emitido por La 2 en la madrugada del jueves 17 de agosto.

Me apresuré a recorrer el último tramo y llegué al “Espacio Frigo”. Miré la hora: eran las 22:29. ¡Perfecto! Un momento después salía a escena el Uri Caine Trio, integrado por Uri Caine (piano, Fender Rhodes), Mark Helias (contrabajo) y Clarence Penn (batería). Imagino que vendrían a presentar su disco “Calibrated Thickness” del año pasado, pero yo ese disco, ejem, no lo he escuchado aún. Así que no pude reconocer los temas.

San Sebastián 2017 - Uri Caine

En primer plano, Uri Caine.

El concierto se vio lastrado por un deficiente sonido. El más perjudicado era el Fender, que sonaba muy muy pastoso. Peor aún, cuando Uri se ponía a tocar acordes en el registro grave (lo que hizo con cierta frecuencia), aquello sonaba ruidoso y sin definición ninguna. Pero también el contrabajo sonaba muy acoplado y con un sonido muy “alto”, y el piano no tenía la brillantez requerida. ¡Menudo panorama! Hablando sobre este concierto, mi colega Yahvé M. de la Cavada me comentó unos días después que él tuvo la impresión de que, tal y como estaban las cosas, habían cambiado el “bolo” sobre la marcha, habían dejando de tocar temas propios y se habían lanzado con los “standards”.

Desde luego, “standards” hubo. Aquí yo mencionaría la impresionante versión que se marcaron del ‘Round Midnight de Thelonious Monk. Una apabullante “deconstrucción” plena de inventiva que nos dejó con la boca abierta a todos los que reconocimos el tema (que no era fácil, ¿eh?). Hubo deconstrucciones parecidas de otros clásicos como Cheek To Cheek y Honeysuckle Rose, pero lo del ‘Round Midnight fue tremendo.

Y también hubo lugar para el humor, como cuando Uri quiso dedicar a “nuestro nuevo Presidente” el tema Smelly (“apestoso”), perteneciente a su disco “Siren” del 2011. En esta divertida versión, utilizando recursos pianísticos (clusters, acordes inesperados, atonías por sorpresa…), la melodía daba la impresión de tropezar y caerse cada vez que intentaba formarse. Mmmm… diría que el Presidente ese no le cae muy bien.

En fin, a pesar de los problemas, puedo decir que el concierto me gustó y que Uri Caine volvió a demostrar una vez más que es un maestro en esto de darle a las teclas. Hubo picoteos en varios estilos, pero sobre todo una lección de piano moderno, creativo y desacomplejado. Los acompañantes dejaron impronta de su categoría, particularmente Clarence Penn, a quien ya he visto varias veces y que estuvo implacable en su labor rítmica.

Finalmente, decir que el concierto lo va a echar… ah no, espera, este no lo echan por la tele.

© Alejandro Díaz, 2017

Fragmento del concierto de Uri Caine Trio en el Festival de Jazz de San Sebastián 2017, Heineken 52 Jazzaldia:

Autor: Alejandro Díaz

Nacido en Gijón en 1973, lo del jazz le entró por un oído y, como todavía no le salió por el otro, es de suponer que sigue por ahí dentro, alojado en alguna parte de su cerebro (él asegura que es en la parte buena). Su vida carece de dirección, lo cual no le impide ser un apasionado de la música en directo y prodigarse en ofrecer opiniones directas sobre los conciertos que ve y los discos que escucha. Ustedes verán si le hacen caso, pero les advierto que el hombre es abstemio, y que además no le gustan ni el fútbol, ni los coches, ni los perros. Ya ven, una lindeza de tío. ¡Y encima escribe poemas!

No hay comentarios

Publica tu comentario