Autores

Todo el contenido publicado en Jazzitis está redactado y editado con la aportación independiente y totalmente desinteresada de los autores que pueden consultarse a continuación.

Nacido en 1972, 43 añazos ya, ha pasado la mayor parte de ellos disfrutando y aprendiendo con la música, si le preguntas te dirá que incluso entendiendo, a través de ella, un poquito mejor cómo funciona el mundo. El hecho de gozar con músicas no siempre mayoritarias le llevó con el tiempo a descubrir otro placer muy especial: escribir acerca de la música, tratar de transmitir y compartir con otros aficionados las sensaciones que le provoca, escuchar con oídos distintos tras haber escuchado/leído las que provoca en ellos… Y en esas anda.

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

Especialista andaluz en jazz y músicas contemporáneas y del mundo. Crítico musical en medios especializados, Jazzitis, Tomajazz, Cuadernos de Jazz, Factor Crítico o Revista Raíces, entre otros. Mantiene el blog de referencia Noiself. Director, productor y coordinador de festivales de jazz, roadmanager de giras de músicos como Harris Eisenstadt o Samuel Blaser, y dinamizador cultural en la página Jazzwanted de Facebook. Recientemente ha puesto en marcha al trío MAP formado por el pianista Marco Mezquida, el alto-saxofonista Ernesto Aurignac y el baterista Ramon Prats.

Jorge López de Guereñu

Nacido en Bilbao, pero no se le puede preguntar cuando y tampoco nadie lo creería. Artista, diseñador, urbanista, profesor y empresario como profesiones, el surf, la música y las mujeres guapas como aficiones, esta última temporalmente apartada mientras lo aguante su esposa. Vive entre carreteras y aeropuertos, o en cualquier sitio del mundo donde haya olas potentes. Escribe de todo, pero fundamentalmente cosas que sientan mal a casi todo el mundo. Sabe de todo, y lo que no se lo inventa. Cuando lo hace se queda más ancho que largo. Realmente y aunque le pudra, es de Bilbao.

Autoexiliado de la gran urbe al gustarle demasiado la vieja Castilla y sus palomares salpicando esas llanuras infinitas desde las que da la paliza hablando de jazz en el programa de radio “Del Adaja al Mississippi”. Como arquitecto, al no estarle destinadas obras solemnes, prefiere degustar un vino con los albañiles de siempre y rehabilitar viejos corrales en pueblos perdidos. Siendo heterosexual ama profundamente a Bill Murray en Lost in Translation, a Mingus y a Monk y, entre sus otros amores, con muchísima moderación, se encuentran el tabaco de pipa, el Islay escocés y, sin moderación alguna, escuchar y enseñarles a amar el jazz a sus hijos

Nacido en Gijón en 1973, lo del jazz le entró por un oído y, como todavía no le salió por el otro, es de suponer que sigue por ahí dentro, alojado en alguna parte de su cerebro (él asegura que es en la parte buena). Su vida carece de dirección, lo cual no le impide ser un apasionado de la música en directo y prodigarse en ofrecer opiniones directas sobre los conciertos que ve y los discos que escucha. Ustedes verán si le hacen caso, pero les advierto que el hombre es abstemio, y que además no le gustan ni el fútbol, ni los coches, ni los perros. Ya ven, una lindeza de tío. ¡Y encima escribe poemas!

Ezequiel Regidor “Kelo” nace en Castilla el siglo pasado, donde descubre su pasión por la música. Actualmente se encuentra realizando estudios superiores de jazz con el contrabajo. Como músico ha participado en formaciones de jazz, música brasileña, son cubano o klezmer. Ha colaborado como crítico en otras páginas como Diario Folk o Tomajazz así como en el libro sobre el grupo de rock Siniestro Total “Tremendo Delirio”; y está preparando un estudio detallado sobre la vida y obra de Louis Armstrong así como de los orígenes del jazz.

1981 fue el año del golpe fallido. Según sus padres, también nació él y, desde entonces, la música le persigue. O él a ella, sigue sin tenerlo claro. Fueron dos mujeres –su madre y su tía- las que inocularon el veneno musical en su cuerpo. El soul marcó su adolescencia y, a partir de ahí, se echó a perder con cualquier sonido que procediera de las entrañas. Casi 4.500 discos después y tras blogs, revistas como Soul Nation y pinitos como DJ, aquí sigue, “musicófago” perdido. Rebelde sin remedio en lo político, populista en lo musical, de vez en cuando escribe sobre cosas. Aunque a veces no se entienda ni él.

Está entre los 55 años y muerto. Graduado en Trabajo Social por las Escuelas Pías de Madrid. Humanista secular: las cosmogonías (metafísicas) desde que existe la física cuántica y sus especialidades no le dicen nada. Hace Shito Ryu 6 horas a la semana, es 2º Dan. Fluctúa entre lo órfico, lo onírico y lo vigil. Si se le despierta sin cuidado puede transformarse en el gato Tobermory. Escribe aquí de chiripa, de rebote como decía Horacio Quiroga “soy una semejanza de bola de billar, nacido con efecto. Que una vez que toca banda emprende los rumbos más inesperados”.

Idealista, Siempre en busca de lo que verdaderamente cala en la existencia, la mayoría de cosas le traspasan sin dejar rastro alguno o cómo mucho pequeños rasguños en la superficie. Esta condición le ha llevado a surcar los mares sonoros, buscando insaciable, alimento para el alma, incluso en los mas turbulentos y agitados de todos. De vez en cuando, sobresaturado, emerge para respirar, aprovechemos pues para ver que nos trae.

Montevideano residente en España, creció escuchando el bandoneón de su padre y los discos de Billie Holliday de su madre. Convertido en un musicófago empedernido, escribe para diferentes publicaciones online sobre jazz y otras músicas del mundo mientras continúa preguntándose qué diablos es esto de la música. Ir por la vida sin un rumbo fijo le ayuda a no sentirse perdido.

Tras estudiar Comunicación Social, trabaja como creativo en agencias publicitarias de Buenos Aires y Madrid. Desde hace más de diez años colabora con publicaciones musicales como Cuadernos de Jazz, Diariofolk, Jazzitis, Soul Nation, Tomajazz, Distrito Jazz y Tierra Folk. Actualmente reside en Barcelona, donde coordina diferentes talleres de escritura.