Ahmad Jamal «A Quiet Time»

Reseña de • Publicada el 14/04/2010

Deberíamos ser capaces de escuchar un disco como este sin tener demasiado en cuenta la edad del músico que lo firma. No es que sea un dato irrelevante, todo lo contrario, alucina que señores bien entrados en la setentena como él (de hecho Jamal cumplirá ochenta en julio de este año) sigan con ganas de meterse en el berenjenal que debe ser el mundo de las grabaciones discográficas, en lugar de limitarse a tocar en su local favorito cuando les apetezca. Pero la cosa es que ese dato a menudo nos inclina a ser un poquito condescendientes al comentar sus grabaciones, y a recibir esos comentarios teniendo en cuenta esa probable condescendencia…

Y es una pena porque Ahmad Jamal está grabando discos fantásticos, así a secas, con independencia del hecho de ser una leyenda viviente y un señor con ochenta primaveras a sus espaldas. Es el caso de A Quiet Time, su nuevo trabajo discográfico.

Lo primero que sorprende de este disco es la solidez de las composiciones: Jamal escribe música que sabe aunar sencillez formal, equilibrio y capacidad para emocionar. Lo mismo ocurre con su interpretación pianística, asombrosamente leve y, al mismo tiempo, llena de vibrantes recovecos. Está ese ritmo alegre que lo impregna todo y que Jamal sacude suavemente hacia un lado, hacia otro, otra vez atrás, al frente luego, mientras va descubriendo nuevos arpegios y acordes sorprendentes, potentes y, con todo, llenos de ligereza… La música de Jamal no pretende llevarnos a nuevos niveles de consciencia, no aspira a la catarsis, no busca nuestro enriquecimiento cultural ni nada por el estilo; es solamente música, un pasatiempo, poca cosa, solo que cada uno de los elementos que la componen es de una calidad casi desmesurada.

El grupo suena magníficamente bien: sorprende el contrabajo más que atento de James Cammack, y también rayan a gran altura el batería Kenny Washington y el percusionista Manolo Badrena (discreto, aporta color sin pastelear ni un poquito el resultado). Y esto es cualquier cosa menos un grupo de jazz de salón… las composiciones son pequeñas suites perfectamente pensadas y ensayadas, aunque la improvisación juega un papel preponderante a la hora de rematarlas. Ahí están los ambientes perfectamente imbricados del Paris After Dark que abre el disco, de Poetry o de Tranquility para comprobarlo.

Pero esa cuidadosa construcción compositiva no estorba para nada el alcance emotivo de la música de Jamal: todo lo contrario, ese es justamente su objetivo, que logra. Escuchad, por ejemplo, la belleza de The Love Is Lost, el divertido aire latino (con su puntito sombrío) de Flight To Russia o los delicados arpegios de My Inspiration.

Por si fuera poco, el pianista incluye una espléndida versión del High Fly de Randy Weston, un músico por el que siento especial debilidad. Estoy encantado con la nueva grabación de Ahmad Jamal, si os seduce escuchar un jazz sobrio y directo, de ritmo reposado pero repleto de sensaciones a tiro de quien desee vivirlas, no os defraudará este A Quiet Time.

© Ricardo Arribas, 2010

 
Ahmad Jamal en cuarteto con James Cammack al contrabajo, Manolo Badrena en las percusiones, y en lugar de Kenny Washington, que es el batería que participa en la grabación del disco, está Herlin Riley.

Autor: Ricardo Arribas

Nacido en 1972, 44 añazos ya, ha pasado la mayor parte de ellos disfrutando y aprendiendo con la música, si le preguntas te dirá que incluso entendiendo, a través de ella, un poquito mejor cómo funciona el mundo. El hecho de gozar con músicas no siempre mayoritarias le llevó con el tiempo a descubrir otro placer muy especial: escribir acerca de la música, tratar de transmitir y compartir con otros aficionados las sensaciones que le provoca, escuchar con oídos distintos tras haber escuchado/leído las que provoca en ellos... Y en esas anda.

  • Artista o Grupo

    Ahmad Jamal
  • Título del disco

    "A Quiet Time"
  • Sello discográfico y año

    © Dreyfus (2010)
  • Músicos del disco

    Ahmad Jamal (piano), James Cammack (contrabajo), Kenny Washington (batería), Manolo Badrena (percusión).

  • Otros datos

    Grabado entre los días 9-11 de Julio de 2009.

  • Escúchalo en Spotify

No hay comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.