Don Bryant “DON’T GIVE UP ON LOVE”

Don Bryant “Don’t Give Up On Love”

Reseña de • Publicada el 12/08/2017

1960. Los mismísimos 5 Royales, una de las bandas por antonomasia del R&B, pisan Memphis para grabar lo que será su primer trabajo para la discográfica Home Of The Blues. Allí, en el 107 de Beale Street, en la puerta del estudio, les espera Willie Mitchell, un productor y músico local que se ha labrado ya un prestigio como trompetista tanto con su propio combo como acompañando a gente de primera línea como Phineas Newborn Jr. o Charles Lloyd. De entre todo el material que les pasa para comenzar las grabaciones destaca I Got To Know, un rítmico patrón R&B de aires doo-wop, comercial y pegadizo que les viene que ni pintado para seguir dominando las listas de éxitos. Los miembros de los 5 Royales miran la autoría de la canción, en paréntesis tras el título. “¿Donald Bryant? ¿Quién demonios es Donald Bryant?” se preguntan despistados los chicos algo endiosados dada la borrachera de buenos resultados comerciales que llevan cosechando durante años. Mitchell llama al tal Donald y éste, tímido y retraído pero también sonriente, se presenta en el estudio tan rápido como puede. “Aquí Don Bryant” presenta Mitchell, “un chaval de apenas 18 años que ya es líder de su propia banda juvenil de góspel y que posee un talento innato y desenfrenado para la composición. Por eso está aquí”. Así, justamente, es como me imagino el comienzo de la historia conjunta entre ese chaval, anónimo por aquel entonces, llamado Don y Willie Mitchell, a la postre, creador de la magia que salió de esa fábrica de sueños que fue Hi Records. El resto ya lo conocemos. O deberíamos.

Y es que, bajo el auspicio de su amigo Willie, Don Bryant escribió algunas de sus mejores canciones para casi todas las grandes figuras de aquella gloriosa casa: O.V. Wright, Otis Clay, Syl Johnson, y para la que posteriormente sería su compañera de vida, Ann Peebles, pero también para gigantes de otros sellos como Solomon Burke, Etta James o Albert King. Paradójicamente fuera de esa lista se quedó Al Green, quizá el cantante más popular de Hi Records en los años setenta. Puede decirse, por tanto, que la obra y las trascendencia de Don Bryant es más fiel a la realidad si se escribe y se cuenta en singles, en esos pequeños trocitos de cielo que legó para que otros y otras nos hicieran felices con ellos. Y ahora, cuarenta y ocho años después de su primer trabajo publicado en 1969, tras alguna incursión en el góspel y cuando muchos nos referíamos a él, de forma pretérita, como esa referencial figura del panteón del Soul para comprender a lo que sonaba Memphis en los sesenta y los setenta, resulta que el sello Fat Possum lo recupera, previa motivación del productor Scott Bomar y el mítico batería de la Hi, Howard Grimes, publicando un nuevo disco, un interesante paisaje llamado “Don’t Give Up On Love” que no sólo demuestra la buena forma en la que el bueno de Don se encuentra a sus 75 años de edad sino que se eleva directamente a lo más destacado de la primera mitad del año.

“Don’t Give Up On Love” es un álbum de corte clásico, en el buen sentido del término: soul y R&B, con su consabido puntito de góspel y doo-wop, en ocasiones rudo y crudo, en ocasiones, elegante y preciosista, pero sin concesiones, sin aditivos innecesarios ni adornos intrascendentes. Por supuestísimo, como todo buen disco de estas características, suena profundo, con un vivo y nutrido anclaje en las raíces de la tierra donde Al Green labró su leyenda, no superficialmente “revival”, como una mezcla entre las grandes producciones de Willie Mitchell y las de la Stax de Otis Redding. Todo, por tanto, queda en el sur.

Rodeado de parte de la sección rítmica que un día hizo grande a la Hi, Charles Hodges (órgano), Archie “Hubbie” Turner (teclados) y el mencionado Howard Grimes (batería), el disco supura compromiso, templanza, buen hacer y esa visceralidad tan inherente a la música de raigambre negra. Una paleta sonora que conjuga perfectamente con la espiritualidad y la conciencia que emanan de esa particular forma de transmitir emociones mediante unos arreglos sencillos pero, al mismo tiempo, potentes y tocados por un embrujo embriagador. Ya sólo por cómo comienza, con esa fiel versión del A Nickel And A Nail que popularizara su colega O.V. Wright, la audiencia muerde casi inconscientemente ese anzuelo terroso que nos lanza, a la vez brillante y oscuro, del puro sonido soul de Memphis. “Don’t Give Up On Love” incluye cinco nuevas canciones, Something About you, la homónima Don’t Give Up On Love, What Kind Of Love, One Ain’t Enough y la enorme How Do I Get There, primer single extraído del álbum. Además, el repertorio se completa con algunas nuevas revisiones de canciones que ya había escrito para otros artistas: Its Was Jealousy, que fue grabada por Ann Peebles y Otis Clay, y el famoso I Got To Know que en su momento escribiera para los 5 Royales, y que, si bien no añaden nada especialmente novedosos a las versiones originales, sí que resultan un extraordinario y encantador reclamo para que los amantes del “negreo” más fino y radical nos embelesemos aún más. Por lo demás, metales impugnadores dando la réplica a la maravillosa y plena voz que, a su edad, todavía conserva Bryant, coros espirituales, guitarras con ese punto poquito bluesy, poquito funky y arreglos de hammond que engarzan a la perfección con la sección rítmica bajo-batería característica de este tipo de sonidos.

“Don’t Give Up On Love” ha vuelto a poner sobre el tapete a una de esas figuras secundarias en protagonismo pero que, sin embargo, nutren la historia de la música, una figura de esas ocultas, que se mueven en las sombras de los grandes estudios de grabación haciendo magia para otros. Y, además, lo ha hecho de manera fiel, reivindicando el soul de siempre, el de toda la vida, el familiar, aquel que se interpreta desde las entrañas e inunda de apabullante encanto, rabia y sentimiento nuestros oídos y corazones.

A sus pies, maestro. Por muchos años.

© Rodrigo López Muñoz “Donny”, 2017

Don Bryant en directo, en mayo de 2017, cantando A Nickel and A Nail, la canción que abre el disco:

Autor: Rodrigo López Muñoz “Donny”

1981 fue el año del golpe fallido. Según sus padres, también nació él y, desde entonces, la música le persigue. O él a ella, sigue sin tenerlo claro. Fueron dos mujeres –su madre y su tía- las que inocularon el veneno musical en su cuerpo. El soul marcó su adolescencia y, a partir de ahí, se echó a perder con cualquier sonido que procediera de las entrañas. Casi 4.500 discos después y tras blogs, revistas como Soul Nation y pinitos como DJ, aquí sigue, “musicófago” perdido. Rebelde sin remedio en lo político, populista en lo musical, de vez en cuando escribe sobre cosas. Aunque a veces no se entienda ni él.

Don Bryant “DON’T GIVE UP ON LOVE”
  • Artista o Grupo

    Don Bryant
  • Título del disco

    "Don't Give Up On Love"
  • Sello discográfico y año

    Fat Possum (2017)
  • Músicos del disco

    Don Bryant (voz); Scott Bomar (bajo); Howard Grimes (batería); Archie “Hubbie” Turner (teclados); Charles Hodges (órgano); John Paul Keith, Joe Restivo (guitarras); Kirk Smothers (saxos); Yennifer Correia, Jonathan Kirkscey, Jessie Munson, Jennifer Puckett (cuerdas); Chris Barnes, Susan Marshall, Courtney Barnes, Danielle Hill, Percy Wiggins (segundas voces).

  • Otros datos

    Producido por Scott Bomar y Bruce Watson.

    Grabado en Electraphonic Recording, Memphis, TN.

  • Escúchalo en Spotify

No hay comentarios

Publica tu comentario