Marilyn Crispell & David Rothenberg «One Dark Night I Left My Silent House»

Reseña de • Publicada el 22/05/2010

Dúo piano y clarinete bajo. Marilyn Crispell, a pesar de su impresionante discografía, de corte experimental y vanguardista, no está entre mis pianistas favoritos/as, más que nada porque lo que toca no me emociona y me aburre. Así de subjetivo. Es la cruda realidad actual, no nos vayamos con rodeos. Tampoco me ayuda alguna entrevista que he leído en la que me ha parecido de una sorprendente banalidad. Siento que esto me desautorizará ante sus seguidores que a partir de este momento dejarán de perder su tiempo leyendo a este insensible que os escribe. Todo esto está muy bien, pero es que resulta que ahora, con este disco que comento, le ha salido una cosa muy bonita. Ya ha quedado claro, uno tiene sus debilidades arbitrarias. Una debilidad en positivo es el clarinete bajo, y el piano es la mayor de ellas. De manera que con este disco, de salida ya me tienen bastante ganado. Luego va y hay mucho de raga hindú pero con sencillas y libres melodías del clarinete bajo, con aroma de tradición europea y folk norteamericano, con alguna pluma de música judía. Me gusta el planteamiento.

Marilyn Crispell, el piano, tocar lo que se dice tocar, lo hace poco, en general se encarga de poner la base tonal sobre la que improvisa Rothenberg libremente sus bellas melodías asimétricas, y casi se podría decir que ella lo que hace mucho en este disco es la percusión ambiental, y muy bien, por cierto, con sus ricos recursos minimalistas. Solo en algún tema los dos músicos se ponen a dialogar.

Cedo a la tentación de decir que este es un disco de aquellos dirigidos al espíritu, asumiendo lo insensato de esta afirmación, por la propia dificultad de saber lo que es el espíritu.

A David Rothenberg le encanta hacer música con animales, sí, con pájaros y ballenas. Explica que con las ballenas «Yo toco piezas musicales con ellas: desde un barco, toco mi clarinete ante un micrófono y este sonido lo amplifica un altavoz subacuático, al que ellas se unen con sus cantos: captamos esos sonidos con un hidrófono. Son piezas de tono jazzístico.» También dice «Tengo 46 años. Nací en Nueva York y allí vivo. Soy profesor de filosofía y músico de jazz. Estudio los cantos de pájaros y ballenas jorobadas. Tengo un hijo, Umru (9). Soy izquierdoso, he votado a Obama, ¡hemos ganado! ¿Dios? Hay en la naturaleza algo más de lo que entiendo”.  (Entrevista de Víctor M. Amela en La Vanguardia  )

Lo dicho, un disco minimalista, de piano y clarinete, de música improvisada, fluida y muy pacífica, con sus bonitos silencios. Vanguardista pero sin demasiado misterio. Si se escucha con la actitud que mostramos cuando pegamos la oreja al canto de un pájaro en el bosque, el gozo está garantizado.

© Tocho, 2010

 
Marilyn Crispell y David Rothenberg con la cantante poco convencional Iva Bittová, en un concierto del año 2014.

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

  • Artista o Grupo

    Marilyn Crispell & David Rothenberg
  • Título del disco

    "One Dark Night I Left My Silent House"
  • Sello discográfico y año

    © ECM (2010)
  • Músicos del disco

    Marilyn Crispell (piano y percusiones) y David Rothenberg (clarinete y clarinete bajo).

  • Otros datos

  • Escúchalo en Spotify

No hay comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.