Steve Lehman Octet “Travail, Transformation, And Flow”

Reseña de • Publicada el 08/11/2011

Steve Lehman publicita su “Travail, Transformation, And Flow” como la primera grabación jazzítica que explora la “armonía espectral”. ¿Y qué es eso? Según la explicación un poco patafísica que da Pi Recordings en su página web, se trata de una teoría armónica en que los elementos físicos del sonido (ataque, declinación, timbre) determinan las decisiones compositivas de los músicos. Así, el sonido propio de cada instrumento crea un trasfondo de armonías microtonales que los músicos organizan por sus valores intrínsecos, con la ayuda de análisis informáticos.

No, tampoco yo lo entiendo. Por suerte entenderlo no es necesario para disfrutar del disco de Lehman, quien al grabarlo se propuso aplicar ese planteamiento teórico (y casi casi telúrico) a la improvisación jazzítica. Con el aval de un octeto realmente atractivo, que imprime verdadero carácter al resultado, el saxofonista ha sabido elaborar una grabación personal, atrevida, a menudo fascinante, que evidencia buen número de influencias sin perder por ello ni un ápice de su rabiosa personalidad.

“Travail, Transformation, And Flow” está repleto de música extraña, gobernada por ritmos inquietos, poco tranquilizadores y extremadamente alambicados que jamás se sueltan ni relajan, y que te mantienen permanentemente en vilo. El vibráfono de Chris Dingman marca ritmos paralelos por su cuenta, contrastando su parquedad formal con el nervio tenso que imprimen Drew Gress y Tyshawn Sorey a los suyos (Rudreshm). El alto de Lehman recuerda poderosamente los hermosos sonidos de Greg Osby y Steve Coleman (vía Rudresh Mahanthappa, influencia evidenciada en el título del antes mencionado Rudreshm); él lo utiliza para hurgar a fondo en las posibilidades expresivas del extraño concepto musical que da origen al disco (hay que ver qué sonido tiene el saxofonista en sus improvisaciones, con ese alto que parece aserruchar la música al interpretarla –Echoes, Alloy-).

Hay en esta música mucho de Steve Coleman (mismamente, el trompetista Jonathan Finlayson, el trombonista Tim Albright y el baterista Tyshawn Sorey son músicos habituales en los grupos del saxofonista), pero la presencia más palpable en la grabación es la de otro saxofonista alto esencial en las últimas décadas, como instrumentista y, quizá con mayor motivo, como creador de un universo musical absolutamente único: Henry Threadgill. También hay en el octeto de Lehman algún músico muy vinculado a Threadgill (el tubista José Davila milita en sus actuales Zooid) pero su presencia se evidencia sobre todo en el movimiento de las masas sonoras en muchos de los temas (Rudreshm, No Neighborhood Rough Enough).

Música misteriosa, la contenida en este Travail, Transformation, And Flow; músicaque excita antes la cabeza (y la curiosidad) que las entrañas… música excitante a fin de cuentas. Y enormemente interesante.

© Ricardo Arribas, 2011

 
Audio de YouTube del tema del disco, Alloy, ilustrado con imágenes

Autor: Ricardo Arribas

Nacido en 1972, 44 añazos ya, ha pasado la mayor parte de ellos disfrutando y aprendiendo con la música, si le preguntas te dirá que incluso entendiendo, a través de ella, un poquito mejor cómo funciona el mundo. El hecho de gozar con músicas no siempre mayoritarias le llevó con el tiempo a descubrir otro placer muy especial: escribir acerca de la música, tratar de transmitir y compartir con otros aficionados las sensaciones que le provoca, escuchar con oídos distintos tras haber escuchado/leído las que provoca en ellos... Y en esas anda.

  • Artista o Grupo

    Steve Lehman Octet
  • Título del disco

    "Travail, Transformation, And Flow"
  • Sello discográfico y año

    © Pi (2009)
  • Músicos del disco

    Steve Lehman (saxo alto), Mark Shim (saxo tenor), Jonathan Finlayson (trompeta), Tim Albright (trombón), Chris Dingman (vibráfono), Jose Davila (tuba), Drew Gress (contrabajo), Tyshawn Sorey (batería).

  • Otros datos

    Grabado el 22 de Diciembre de 2008, en Systems Two Studio, New York City (EEUU).

  • Escúchalo en Spotify

No hay comentarios

Publica tu comentario