World Saxophone Quartet «Yes We Can»

Reseña de • Publicada el 31/03/2011

Es una alegría reencontrarse con el World Saxophone Quartet mondo y lirondo, sin aderezos que, con independencia de la calidad (generalmente alta) de su resultado musical, desvirtúan irremediablemente la premisa fundacional del grupo. Desde 1988 no editaban un disco en cuarteto, algo quizás comprensible tras la pérdida de un pilar conceptual esencial para el grupo como lo era Julius Hemphill.

Pues bien, aunque el World Saxophone Quartet  no cuenta ya (como en aquel «Rhythm & Blues» -1988, Electra-) con Hemphill y Olive Lake, su sustitución por James Carter y Kidd Jordan da fe de un presente sólido de la formación (en la que, no obstante, continúan militando Hamiet Bluiett y David Murray) y permite soñar con un futuro brillante.

La presencia de Jordan funciona como un hermoso ejercicio de justicia histórica, ya que el veterano saxofonista fue inspirador del nacimiento del grupo en los años setenta; lástima que su meritoria participación se vea sistemáticamente desfavorecida por una toma de sonido que le oculta tras un volumen pobre y escaso. La otra “adquisición” del grupo, James Carter (que ya había colaborado con el grupo en sustituciones puntuales), trae incorporado el morbillo de hacer coincidir en su seno a dos de los saxofonistas tenores más interesantes de las últimas décadas, siendo Murray, además, clara influencia en el estilo del otro; el alumno se muestra cómodo e integrado en el grupo, y deja buena muestra de su habilidad en temas como Yes We Can o The Angel Of Pain. Bluiett y Murray, por su parte, siguen siendo el alma de la formación, el uno asentando el sonido del grupo sobre sus fascinantes fraseos al barítono, el otro dejando volar su exuberancia instrumental.

«Yes We Can» (cuyo título conmemora, claro, la llegada a la presidencia de EEUU de Barak Obama) transita territorios ya conocidos por el World Saxophone Quartet, pero la solidez de la ejecución, la brillantez instrumental de los músicos y la alegría de escuchar de nuevo a la formación alejan cualquier asomo de rutina de nuestros sentidos. Así, el disco arranca con una sucesión de temas fundamentalmente funk, bien asentados sobre los sólidos riffs rítmicos y los inabarcables contrapuntos marca de la casa (Hattie Wall, The River Niger y Yes We Can), para internarse luego en los terrenos baladísticos tan del gusto de Murray (The God Of Pain), encarar después un territorio estructural y rítmicamente más abierto (The Angel Of Pain, The Guessing Game y Long March To Freedom) y terminar con un reprise acelerado del Hattie’s Wall inicial.

«Yes We Can» es una notable descarga sonora, se escucha con placer una y otra vez y amenaza con permanecer todavía una buena temporada en el reproductor.

© Ricardo Arribas, 2011

 
El mítico cuarteto de Oliver Lake, Julius Hemphill, David Murray y Hamiet Bluiett el año 1987

Aquí enlace al artículo «David Murray: una dinamo insaciable», publicado en Jazzitis en 2010.

Autor: Ricardo Arribas

Nacido en 1972, 44 añazos ya, ha pasado la mayor parte de ellos disfrutando y aprendiendo con la música, si le preguntas te dirá que incluso entendiendo, a través de ella, un poquito mejor cómo funciona el mundo. El hecho de gozar con músicas no siempre mayoritarias le llevó con el tiempo a descubrir otro placer muy especial: escribir acerca de la música, tratar de transmitir y compartir con otros aficionados las sensaciones que le provoca, escuchar con oídos distintos tras haber escuchado/leído las que provoca en ellos... Y en esas anda.

  • Artista o Grupo

    World Saxophone Quartet
  • Título del disco

    "Yes We Can"
  • Sello discográfico y año

    © Jazzwerkstatt (2011)
  • Músicos del disco

    Hamiet Bluiett (saxo barítono, clarinete), David Murray (clarinete bajo, saxo tenor), James Carter (saxo soprano, saxo tenor), Kidd Jordan (saxo alto).

  • Otros datos

    Grabado en directo el día 28 de Marzo de 2009, en Kino Babylon, Berlin (Alemania).

  • Escúchalo en Spotify

No hay comentarios

Publica tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.