Artículo de • Publicado el 05/12/2015

Blues acojonantes

En el inabarcable mundo del blues hay un tipo de blues, un tipo de blues específico, que es el tipo «blues acojonante». Esta media hora que dura este programa está dedicada a este tipo de blues. Escucharemos a cuatro monstruos: Blind Willie Johnson, Skip James, Robert Johnson y al Reverendo Gary Davis.

Cada aficionado tiene sus blues acojonantes preferidos, pero es muy posible que estuviéramos de acuerdo en aceptar el Dark Was The Night, Cold Was The Ground de Blind Willie Johnson como una de las grabaciones mas acojonantemente acojononantes. de la historia del blues.

Blind Willie Johnson, grabó Dark Was The Night, Cold Was The Ground en 1927. Entre entre 1927 y 1930 grabó una treintena de canciones, en cinco sesiones, entre 1927 y 1930, y murió en 1945. En eso 15 años hasta su muerte no grabó nada más y apenas se sabe de su vida… murió en la pobreza… era jóven… tenía tan solo 48 años… era predicador, ciego… formalmente lo suyo no era el blues, sino el gospel, él no participaba del circuito del blues profesional, Blind Willie Johnson no hacía música del diablo, sino que componía y cantaba para difundir la palabra de Dios.

No sé si su labor pastoral difundiendo el evangelio fue muy espectacular… pero de lo que podemos estar seguros es que, lo que dejó a los bluesmen, es decir, a los bluesmen pecadores y su aportación al desarrollo del blues, fue de dimensiones siderales.

BlidWillieJohnson237

Y lo de dimensiones siderales viene al caso porque este blues se incluyó en el disco que se envió al espacio como uno de los ejemplos de lo que son capaces de hacer esos seres que vivimos y nos reproducimos en el planeta Tierra, incluso muy a menudo hacemos esfuerzos para aniquilarnos entre nosotros mismos. Eso es una característica que refleja en el alto grado evolutivo en el que nos encontramos… pero además hacemos otras cosas, como la música. La cuestión es que los responsables del proyecto Voyager, que así se llama la nave que está vagando por el espacio, consideraron interesante que los marcianitos supieran que, además de las funciones elementales de cualquier ser vivo, que básicamente es tener resuelto el tema de la reproducción, también sabemos darle importancia a cosas com el «Dark was the Night, Cold Was The Ground», y de esta manera fiiiuuu… tenemos circulando por el espacio un blues, concretamente este «Dark was the Night» de Blind Willie Johnson que escucharemos a continuación.

Ry Cooder lo utiliza para su estupenda banda sonora de la peli «Paris Texas», esa guitarra misteriosa que suena de fondo mientras vemos el árido desierto tejano, enfatizando de esta manera el sentimiento de soledad que arrastra el protagonista.

Se ha escrito bastante sobre este blues, siempre destacando la fuerza emocional de esa voz, con más gemidos que palabras, ¡no se le entiende un pijo! y funde esa voz con esa guitarra slide, que más que guitarra es puro lamento humano. Voz y guitarra forman una todo emocional insuperable, a lo largo de todo el blues planea la angustia de una desgarradora soledad. Vamos a escucharlo, Dark Was The Night, Cold Was The Ground (Oscura era la noche, frío estaba el suelo), grabación del 3 de diciembre de 1927 de Blind Willie Johnson… hace 87 años… no sé… tampoco hace tanto, yo creía que tenía entre 6 y… 7 mil años. En fin, escuchemos el escalofriante Dark was the night…, una pieza fundamental en los cimientos del blues.

El siguiente bluesman será Skip James. Yo tengo especial debilidad por este hombre. Skip James aparece en un fantástico documental de Wim Wenders, un documental que le encargó y produjo Scorsese para su serie sobre el blues, y en ese documental, que se llama «The Soul Of A Man», se le otorga a Blind Willie Johnson el papel de narrador, desde el más allá. Skip James es uno de los principales personajes del documental, se relata un fragmento de su vida. Está rodado en escenarios recreados con mucha atención al mínimo detalle, incluso trata las imágenes con una técnica que hace que parezcan tomas de la época, parecen auténticas, y no es así, son recreaciones actuales, en realidad es un falso documental, pero está más bien documentado que muchos documentales «verdaderos». La información que aporta, y como la expone, están de puta madre. Recomendadísimo.

Bueno, pues de Skip James lo que vamos a escuchar ahora es el «Devil Got My Woman» (El diablo tiene a mi mujer), os podéis imaginar el tema, su mujer ha sido seducida por otro y le ha dejado en la puta mierda, además él era su amigo… una traición de esta naturaleza sólo la puede hacer el diablo.

Es un tema que grabó varias veces, la primera en su primera época en 1931, en plena crisis de la gran depresión económica, y la mujer negra hasta esos momentos encontraba trabajo con mucha más facilidad que un tío, ellas trabajaban limpiando, hacían de sirvientas, de cocineras, etc, en casas de blancos. Era mucho más frecuente que los hombres dependieran económicamente de la mujeres que al revés, eso les daba a ellas un grado de independencia muy alto, también siempre era ella la que se quedaba con los hijos, aunque eso no parece que a ellos les importara un pito.

SkipJames237

La versión que escucharemos ahora la grabó en su última época, porque Skip James también fue de los rescatados del olvido con el revival del blues en los 60, de hecho fueron tres aficionados jóvenes, enamorados de las grabaciones que habían podido escuchar de Skip James de los años 30 que habían podido escuchar. Le estuvieron buscando, y después de seguir diferentes rastros encontraron a Skip James, en 1964, ingresado en un hospital con diagnóstico de cáncer, él se había apartado de la música hacía casi treinta años, se resistió pero al final le convencieron y salió del hospital para presentarse en el Festival de Folk de Newport de aquel mismo año, a un público joven que no tenía ni idea de su existencia, y descubrieron a uno de los más originales bluesmen de la historia. Skip James fue colega de Son House y Robert Johnson allá en el Delta, pero de Skip James ya habrá ocasión de hablar en algún otro programa de Azul Profundo. Ah, uno de esos tres jóvenes aficionados que le encontraron era Henry Vestine, miembro del fantástico grupo de blues psicodélico Canned Heat, .

La de Skip James es voz tan única, tan a punto de romperse, tan al filo, tan al límite… que es imposible no recibir algo de la emoción que contiene. Es un claro ejemplo de este tipo de blues que consuela el dolor de quien lo canta, en plan catártico. Parece ser que este blues tiene rasgos autobiográficos, un amigo se llevó a su primera mujer, o más bien su mujer decidió largarse con un amigo traidor. La atmósfera es bastante oscurilla, el blues es inquietante, extraño, con esa estructura de tres estrofas tan poco habitual en el blues.

Skip James es sin lugar a dudas uno de los grandes bluesmen del Delta del Mississippi, pero toca la guitarra con un estilo más cercano al que cultivan los músicos de la región de Piedmont, lo que se llama finger picking, con el pulgar se toca el bordón, la cuerda gorda, y los otros dedos tocan el resto de cuerdas, eso permite hacer como dos líneas, la del bajo y la del punteo, es bastante sofisticado comparado con la rusticidad del rasgueo bestia más asociado a los bluesmen del Delta, tipo Bukka White o Son House, Skip James es más delicado. Vamos con el Devil Got My Woman, grabación de 1964, Skip James.

RobertJohnson237

Ahora otro monstruo del los primeros tiempos en el Delta, muchos dicen que es el bluesmen más grande de la historia, Robert Johnson. Hay unos cuantos blues impresionantes en su discografía, el que vamos a escuchar ahora es uno de sus blues más emblemáticos, «Me and the devil blues», Blues del diablo y yo. Otra vez el diablo.

El blues empieza «Muy pronto esta mañana…». Este comienzo, o «me levanté esta mañana», o «me desperté esta mañana», es bastante recurrente para empezar un blues, luego se acostumbra a explicar que se soñó tal o cual cosa, o que se tuvo una revelación, y a partir de la experiencia onírica, el protagonista toma decisiones… como la de dejar aquella mierda del Sur para viajar al norte, sin saber lo que esperaba a su destino, o cosas así, pero en este blues el protagonista, o sea Robert Johnson, se despierta por la mañana con un toc toc en la puerta, y no es otro que el diablo que le invita a un paseo, un paseo que no promete nada divertido… Robert Johnson era un tipo muy atormentado. El blues profundo es la expresión de un egocentrismo extremo, un tío con una guitarra contando sus tribulaciones personales, sus fantasías, sus angustias, sus vanidades, sus éxitos, sus fracasos, su hombría… el yo absoluto, en el blues no hay mucha colectividad, fundamentalmente en el blues el «nosotros» no existe. Naturalmente también había blues que narraba hechos importantes, las inundaciones del Mississippi, el hundimiento del Titanic… o relatos de personajes medio reales medio mitos, tipo Stagg O’Lee, o John Henry… pero el blues profundo es muy raro que no sea la expresión de un egocentrismo radical.

Lo que vamos a escuchar ahora es Me and the devil blues grabado por Robert Johnson, el 20 de junio de 1937.

GaryDavis237

Después de este Devil got my woman grabado por Robert Johnson en 1937. Ahora cambio de época, y dejamos esa fritura de antes de la guerra. Voy con el Reverendo Gary Davis, y será una grabación de 1965 en directo en el Festival de Folk de Newport. La mayoría de reverendos tienen un voces tremendas, tipo trueno divino, osti tú, te dejan acojonao allí mismo. Gary Davis, es quizás el Reverendo de la larga lista de reverendos del blues, que ha conseguido más popularidad, mucho más allá del ámbito de su comunidad religiosa. Era ministro ordenado de la Iglesia Baptista, era . Sus primeras grabaciones para el sello Yazoo fueron en 1935, y con intervalos más o menos largos no dejó de grabar hasta su muerte en 1972. Nació en Carolina del Sur y a los más o menos 30 años se mudó a Carolina del Norte, se fue a Durham, que en aquella época era uno de los centros más importantes de la cultura negra.

Su estilo de finger picking es el paradigma del estilo del Piedmont. El Piedmon es una región en Carolina del Sur, al pie de los los Apalaches, que es esa cordillera que va de norte a sur y que durante bastante tiempo fueron la frontera natural entre el Este colonizado y los vastos territorios que les separaban de las colonias del Oeste. El blues de las dos Carolinas, la del Norte y la del Sur, tiene unos rasgos propios, quizás con más influencia de los colonos europeos, irlandeses, alemanes, holandeses, centroeuropes… en general no son tan brutos y no suena tan crudo como el de la gente del Mississippi, a pesar de que no todo el mundo en el Delta tocaba bruto, acabamos de escuchar a Skip James y sería uno de esos casos de bluesmen del Delta cuya manera de tocar la guitarra es más del Piedmont que del Delta.

Los principales representantes del finger picking, ese estilo propio del Piedmont, son Blind Boy Fuller y él, y tuvo una influencia fundamental en todo el rollo de la canción protesta de los años 60s, desde Bob Dylan o Joan Baez en EEUU, o Donovan y Peter, Paul and Mary, en Europa, todos tocaban así, y también en cientos de grupos más rockeros como Byrds, y que más tarde se convertiría en uno de los signos de identidad de aquellos James Taylor, Stephen Stills, Joni Mitchell, Odetta… en fin, los padres de lo que ahora se llama americana, esa etiqueta que suena a invento comercial más que a otra cosa, al menos amí me despista muchas veces ver a quien se le aplica, señal de que no he entendido muy bien a qué se refiere.

Vamos con el Reverendo Gary Davis y su Samson and Dalida, grabado en directo en el festival de folk de Newport en julio de 1965, el año siguiente al Festival en el que se presentó Skip James que decíamos antes, aquellos festivales en los que se mezclaban viejas glorias negras que habían pasado al olvido hacía varias decenas de años, con jóvenes blancos de la onda folkie tan apreciada por aquella generación de adolescentes blancos, en el mismo festival tocó Bob Dylan por primera vez con guitarras eléctricas, el público esperaba lo de siempre, que era totalmente acústico, y hubo rasgadura de vestiduras. Bueno, pues eso, Reverendo Gary Davis en directo con el Samson and Delilah (Sansón y Dalila), episodio de la Biblia que no pienso explicar, entre otras cosas porque no me acuerdo muy bien. Ahí viene el Reverendo Gary Davis.

Hemos escuchado al Reverendo Gary Davis cantando el Samson and Delilah en el festival de Folk de Newport, en 1965. Y con esto se acaba la media horita de blues. Disculpad mi tremenda pronunciación del inglés, incluso del castellano, aunque no lo parezca hago los máximos esfuerzos para hacerlo bien. Salud, compays.

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

No hay comentarios

Publica tu comentario