Artículo de • Publicado el 07/07/2016

Blues del ferrocarril

Esta media hora del programa de Azul Profundo está dedicado al blues cuya temática está directamente relacionada con el ferrocarril. Escucharemos a un grupo de prisioneros anónimos del penal de Parchman, en el Estado de Mississippi, a Leadbelly, al pionero Henry Thomas, y al songster Bill Williams.

La relación del colectivo afroamericano con el tren se origina desde la misma construcción de las primeras líneas del ferrocarril antes de la guerra, naturalmente el blues del ferrocarril se hace eco de esta intensa relación vital y también, en cierta forma, espiritual.

Trabajando en el ferrocarril

Blues del ferrocarril

Trabajadores afrodescendientes en la construcción de las vías del tren a principios del siglo XX

Después de la guerra y con la abolición de la esclavitud, la red del ferrocarriles se extendió de una manera espectacular, se montaron miles de kilómetros de railes, las compañías contrataban a miles de afroamericanos sureños, montaban campamentos a lo largo de la línea férrea, y allí se alojaban los trabajadores con sus familias en condiciones infrahumanas. Los trabajadores compraban todo lo que necesitaban en las tiendas propiedad de las propias compañías, y la relación entre lo que gastaban en esas tiendas y lo que ganaban no les permitía demasiado ahorro. De alguna manera la compañía recuperaba lo que les pagaba.

En el Sur el Ku Klux Klan no veía nada bien que se contrataran a negros, y las compañías pactaban con el KKK colocando en los mandos intermedios a miembros de la secta, y los negros estaban a sus órdenes. No sé si os podéis imaginar el trato que recibían.

También habían cuadrillas de peones inmigrantes europeos con una paga menos miserable, vivían en mejores barracas, sus hijos tenían escuela, los negros no, y sus trabajos no se mezclaban con el de los negros, lo normal era que los peones blancos realizaran trabajos relacionados con la madera, leñadores para la tala de los bosques, operarios para aserradoras, transporte, etc.

Trabajos forzados en el ferrocarril

Cuadrilla de presos negros empleados en la construcción de la red ferroviaría.

Si un negro abandonaba su trabajo y lo encontraban vagando por ahí sin otro trabajo, podía pasar que lo trincaran, le llevaran a la prisión, le pusieran un traje a rayas anchas y unos grilletes, y lo llevaban a trabajar al ferrocarril, con el grupo de reos condenados a trabajos forzados. Un mal negocio, pero no demasiado diferente al sus hermanos teóricamente libres.

Las work songs

Para tareas en grupo como por ejemplo picar con las grandes mazas, tanto para romper rocas y preparar el camino, como para la tarea de sujetar los rieles a los travesaños, se cantaban work songs (canciones de trabajo), uno de los géneros más antiguos de la esclavitud y una de las fuentes más importantes del blues.

En el siglo XX este género conservaba sus rasgos en las prisiones, en las que los reos las seguían cantando mientras realizaban los trabajos forzados a los que eran obligados. Naturalmente era música cuya práctica se producía en un ámbito totalmente marginado: los campos de trabajo de las prisiones del Sur.

Blues del ferrocarril

Prisioneros cantando y bailando en la penitenciaria estatal de Angola, en Louisiana.

Alan Lomax, el famoso documentalista musical para la Librería del Congreso, ya había ido a grabar a algún penal del Sur con su padre, y en 1948 fue a la prisión de Parchman Farm y allí grabó algunos de esos cantos de trabajo. Lo que escucharemos ahora es una de esas grabaciones a un grupo de presos mientras trabajan.

La canción de trabajo que escucharemos lleva el título de Prettiest Train (El tren más bonito), grabada en la Penitenciaría de Parchman (la conocida Parchman Farm, que aparece en más de un blues), en el estado de Mississippi, actualmente todavía con su siniestro corredor de la muerte, su cámara de ejecuciones y todo eso. Nunca ha dejado de ser un lugar jodido.

Vamos con el Prettiest Train, cantado por un grupo anónimo de presos de la prisión de Parchman en el Estado de Mississippi. Grabación de Alan Lomax en 1948 con su equipo de grabación portátil. Supongo que es un fragmento, porque me temo que esas tareas se podían prolongar durante bastante más rato.

– Audición de la work song «Prettiest Train» por un grupo anónimo de prisioneros del disco “Prison Songs: vol.1 Murderous Home from Parchman Farm”.

Las canciones del ferrocarril

Relacionado con el ferrocarril hay muchos tipos de canciones que casi son un género en sí mismos:

– las antiguas canciones de trabajo para coordinar esfuerzos colectivos, o sea, las work songs
– las canciones de los trabajadores que se cantaban en los ratos de ocio
– las baladas populares del entorno del ferrocarril, sobre personajes o hechos llevados a leyenda
– las imitaciones realistas hechas básicamente con la armónica
– los blues del propio viaje en tren, o el deseo de hacerlo, que era la mejor opción para escapar de aquella pesadilla miserable, con la ilusión de un Norte mejor, de alguna manera, la Tierra Prometida
– por supuesto el ferrocarril también es un elemento simbólico utilizado en el gospel, como vehículo de un viaje de naturaleza espiritual.

En la suma de estos ámbitos hay cientos de canciones relacionadas con el ferrocarril, cuando hablamos del blues del ferrocarril nos estamos refiriendo a cualquiera de estos tipos.

Huddie William Ledbetter “Leadbilly”

Lo que vamos a escuchar ahora es Rock Island Line, que es una canción de trabajo del ferrocarril, y que adaptó y grabó varias veces Leadbelly.

Huddie William Ledbetter “Leadbilly”

Huddie William Ledbetter “Leadbilly”

Recordemos que Leadbelly fue descubierto por los Lomax, padre e hijo, en una Penitenciaría de Louisiana, donde estaba cumpliendo condena, y llevaba un carrerón penal importante… con algún asesinato y fuga de la cárcel incluidas. Llevaba ya años cantantdo work songs, y tenía bastante pinta de que le iba a quedar suficiente tiempeo en prisión para cantar unas cuantas más, pero cuando los Lomax le conocieron y lo grabaron en 1933, lograron sacarle de ahí, convencieron al alcaide de la prisión y le contrataron como chofer y guía musical en su viaje en busca de artistas locales por el Sur.

Lo que escucharemos será una grabación de 1940 de Leadbelly acompañado por el grupo vocal Golden Gate Quartet con su formación fundacional original, que cultivaba ese género musical vocal de los jubilee quartets, del que hablaremos en alguna ocasión. Este cuarteto aún hace giras, pero sus miembros actuales son otros, claro.

El estribillo explica que «la línea de Rock Island es muy buen camino. Es el camino. Si quieres hacerlo encontrarás el lugar que buscas, compra tu ticket en la estación de Rock Island…” No sé… me parece que hay algo de cachondeito… esos hombretones cantando eso… y entre medio de esta letanía, se dice algo así como, «puede que esté en lo cierto o que esté equivocado» y el otro tipo, el de la voz de bajo, contesta algo así como «lo que has de hacer es echarme de menos cuando me haya ido».

Rock Island Line, coloquialmente «The Rock», era la línea que conectaba Chicago con Iowa y Texas, llegaba a Dallas, y bajaba hacia el sur hasta el Golfo de México, a la altura de Houston. La línea «The Rock» era una de las rutas para subir a Chicago.

Pues eso, Rock Island Line, grabado por Leadbelly acompañado por el grupo vocal Golden Gate Quartet, en junio de 1940 en New York.

– Audición de «Rock Line Blues» por Leadbelly del disco “Complete Recorded Works vol.1 (1939-1940)” editado por Document Records en 1994.

Henry Thomas

Ahora vamos con una canción en la que el cantante, Henry Thomas, lo único que hace es describir lo que parecen varios trayectos de ferrocarril en una relación de estaciones, una detrás de otra.

Henry Thomas

Henry “Ragtime Texas” Thomas

He intentado reconstruir en el mapa la sucesión de estaciones que describe, y al principio son trayectos un poco erráticos, va y retrocede. De vez en cuando el bluesmen rompe el recitado de estaciones, y dice que no sabe muy bien donde está, pero con suficiente seguridad en sí mismo dice que es el camino correcto para llegar a Chicago.

Y al final, en las últimas estrofas, enumera una detrás de otra unas estaciones que sí describen el trayecto de Fort Worth, al lado de Dallas, en Texas, hasta Chicago, en Illinois, pasando por Kansas City y St. Louis. En su enumeración de estaciones y cambios de tren, el trayecto es el de la «Rock Island Line», la línea «The Rock» a la que se referían Leadbelly y los Golden Gate Quartet en la work song que hemos escuchado antes.

Vamos con el Railroadin’ some, de Henry “Ragtime Texas” Thomas, nacido en 1874 en un pueblo a 150 kilómetros de Dallas, Texas. Testigo y partícipe del nacimiento del blues, un pionero de verdad. Fue de los bluesmen de más edad que grabaron a partir de 1926, con el éxito del blues rural. Grabó unas 25 caras, todas entre 1927 y 1929, con frecuencia utilizaba instrumentos muy populares en la comunidad afroamericana, pero poco usuales en el blues, por ejemplo en el blues que escucharemos además de cantar y tocar la guitarra, toca una especie de flauta de pan, de madera. Es muy poco sofisticado y hoy tiene su encanto.

Escuchemos el Railroadin’ Some, grabado en octubre de 1929, grabado en Chicago por el tejano Henry Thomas, canta, y toca la guitarra y esa especie de flauta de pan.

– Audición de «Railroadin’ Some» por Henry Thomas del disco “Texas Worried Blues: Complete Recorded Works 1927-1929”

Las baladas del hombre malo

Vamos ahora con una balada blues de esas que trata de un personaje convertido en leyenda: Railroad Bill, Ferrocarril Bill. Era el apodo de un ladrón de trenes desesperado, en la década antes de entrar en el siglo XX, que finalmente puede que muriera en un tiroteo, aunque se cantan tantos finales como blues dedicados a este personaje. A ese tipo de baladas se le llaman «bad man ballads», «baladas de hombre malo», y parece ser que este tipo de baladas heredaba directamente formas musicales del folklore irlandés.

Se especula con que Railroad Bill era un fugitivo de la ley por haber matado en el estado de Florida a un policía, y rondaba por el estado de Alabama, donde se dedicó a robar en trenes, revolver en mano.

Era un negro muy listo y osado, en algunos blues se le relaciona con el zorro, por su astucia; pero sobre todo era un hombre desesperado. Se enfrentó a varias emboscadas, dejando algún muerto entre los que querían detenerle. Su carrera fue bastante corta, apenas un año trabajándose la cosa del tren, pero se hizo muy famoso.

Morris Slater

Foto del cadáver de Morris Slater, con su rifle y revolver, al que se identificó como Railroad Bill, aunque no hay demasiada certeza de que lo fuera.

En este corto tiempo hizo varios robos en trenes, lo hacía con mucho descaro, y cundió la alarma. Se hizo conocido rápidamente y las compañías del ferrocarril contrataron a caza-recompensas profesionales. Al mismo tiempo se colgaron carteles en los que se ofrecía una buena recompensa por su captura, desde Texas a Florida. Realmente lo tenía jodido.

Entonces, en 1896, la policía abatió a balazos a un hombre al que presentaron como al tan buscado Railroad Bill, y antes de enterrarlo, expusieron públicamente en varios pueblos su cadáver baleado. Hay serias razones para dudar de que este hombre fuera Railroad Bill, y en las baladas sobre el bandido negro se explican multitud de desenlaces diferentes. En cualquier caso Railroad Bill desapareció del mapa.

Hay cientos de versiones, a veces es tratado como un heroico Robin Hood y otras como un cruel asesino. Se explican diferentes episodios de su vida delictiva, las estrofas varían mucho entre diferentes versiones, pero la música siempre es la misma. Fue una balada inmensamente popular, tanto en EEUU como en las Islas Británicas, incluso gente como Paul McCartney o Van Morrison la han grabado no hace muchos años.

Bill Williams

Bill Williams

Bill Williams

Pues vamos con las aventuras de Railroad Bill, una balada blues de un hombre malo, esta será la versión grabada por Bill Williams en 1974.

Bill Williams nació en 1894, en Richmond, Virginia, era un cantante de tradición songster, este tipo de cantantes itinerantes que en su repertorio cantaban blues, ragtime, baladas y canciones de música popular.

Fue descubierto cuando tenía setenta y tres años. Grabó dos discos y participó en numerosos conciertos, incluso apareció en algún programa de la TV. Pues eso, escuchemos Railroad Bill, un hombre malo, por Bill Williams, grabado en 1974.

– Audición de «Railroad Bill» por Bill Williams del disco “Blues, Rags and Ballads” publicado en 1974.

Del tren volveremos a hablar en otros programas, son muchos los aspectos del ferrocarril que se relacionan con el blues, por ejemplo el autor del primer blues registrado en forma de partitura, W.C. Handy, que se autoproclamaba el Padre del Blues, explica que fue en una estación de ferrocarril donde escuchó algo que le dejó maravillado y fue lo que le inspiró para componer blues, con un éxito impresionante, el Memphis Blues, el St. Louis Blues, el Beale Street Blues, el Yellow Dog Blues que precisamente era el nombre popular de una línea de ferrocarril…

Y con esto se ha cumplido la media horita de Azul Profundo. Hemos escuchado a un grupo de prisioneros anónimos de la prisión de Parchman, en el Estado de Mississippi, a Leadbelly, al pionero Henry Thomas y al songster Bill Williams. La cosa ha girado alrededor del ferrocarril. No creo que sea el único programa de Azul Profundo en donde aparezca el ferrocarril.

Mientras tanto, esto es todo por hoy. Salud compays.

Discos

Los temas escuchados en este programa de Azul Profundo pertenecen a los siguientes discos:

Blues del ferrocarril

– “Prettiest Train” por un grupo anónimo de prisioneros del penal de Parchman grabado por Alan Lomax en 1948, del disco “Prison Songs: vol.1 Murderous Home from Parchman Farm”.
– «Rock Line Blues» por Leadbelly del disco “Complete Recorded Works vol.1 (1939-1940)” editado y publicado por Document Records en 1994.
– «Railroadin’ Some» por Henry Thomas del disco “Texas Worried Blues: Complete Recorded Works 1927-1929”.
– «Railroad Bill» por Bill Williams del disco “Blues, Rags and Ballads” publicado en 1974.

 
© Carles “Tocho” Gardeta, 2016

 

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

No hay comentarios

Publica tu comentario