Artículo de • Publicado el 03/12/2015

Pregoneros de Cuba

Programa dedicado al pregón cubano. Los pregones era música urbana que se añadía al paisaje sonoro urbano, los cantaban los vendedores callejeros para llamar la atención de los transeúntes, y para avisar a los que estaban dentro de sus casas de su presencia y de las bondades de sus variopintos productos.

Los que lo cantaban era gente muy humilde, por eso el historiador más importante de la música cubana, Fernando Ortiz, afirmaba que el pregón era el alma del cubano, ni más ni menos.

El pregón es tan antiguo como el colonialismo español, tuvo su máximo auge en la primera mitad del siglo XX, en la actualidad aún se pueden escuchar pregoneros en algunos barrios de las ciudades y pueblos cubanos, pero es un género que ha pasado a los teatros y lugares de espectáculos musicales gracias a la incorporación de este género en el repertorio de la cantante Rita Montaner en el siglo pasado.

Ignacio Jacinto Villa Fernández, conocido como Bola de Nieve.

Ignacio Jacinto Villa Fernández, conocido internacionalmente como Bola de Nieve.

Vamos con uno para hacernos una idea. Es El botellero que grabó el entrañable Bola de Nieve, únicamente su voz y su rudo piano, a principios de los 60. Bola de Nieve era un bohemio que se hizo muy popular en Cuba, y tuvo éxito internacional, viajó por todo el mundo tocando en clubs, con su simpatía y sencillez se ganaba al público en dos minutos, tenía un carisma increíble, cantaba en varios idiomas, el tío se adaptaba a lo que fuera, incluso cantaba en catalán. Bola de Nieve era negro, era uno de los doce hermanos de una familia súper humilde, y el nombre se lo puso Rita Montaner, que era con la que empezó cuando ella ya era famosa. Escuchándole es fácil imaginarse al pregonero llamando al personal para conseguir botellas a cambio de regalos como un estropajo, un caramelo o un globo.

Pero el pregón más conocido internacionalmente con diferencia es El manisero, compuesto por Moisés Simón y popularizado por Rita Montaner y Bola de Nieve, y versionado posteriormente por un número innumerable de músicos de todo el mundo, Louis Armstrong, Django Reinhardt, Stan Kenton, Judy Garland, Woody Herman,o más recientemente el trompetista de New Orleans Nicholas Payton o el grupo de jazz avanzado The Claudia Quintet.

CachaoPepesitoReyes

Entre los cientos de versiones elijo dos, la primera una que grabó el legendario contrabajista Cachao, tiene una duración de 3 minutos, pero en vivo podía durar lo que fuera, porque en el montuno de la segunda parte se ponían a descargar y las improvisaciones podían no tener fin. Escuchemos a Cachao y su Ritmo Caliente con su versión de El Manisero grabada en 1957.

Y la segunda versión será la de Pepesito Reyes, un pianista cubano que grabó este disco con ochenta y cinco años, en el año 2001. Era un pianista muy solicitado por las orquesta cubanas desde los años 30, durante casi veinte años acompañó a Joseíto Fernandez, el creador de Guajira Guantanamera, otro de los bombazos cubanos en el mundo, pero nunca había grabado un disco a su nombre, este fue el primero. Le acompaña Estrella Morente que canta este pregón con acento inconfundiblemente flamenco, cumpliendo uno de eso estupendos viajes de ida y vuelta que le ocurre con frecuencia a la música cubana y española.

El actual Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro.

El actual Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro.

Bonita esta versión ¿no? Bueno, vamos a por otro pregón. Se trata del Llegó el dulcerito por el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro. Una versión sabrosona de este conjunto sonero fundado en 1928 por Piñeiro y por el que han pasado músicos de cuatro generaciones hasta la actualidad. Esta pervivencia de grupos tradicionales con una historia de tantas décadas es normal en Cuba, mantienen el espíritu del fundador y se van renovando sus músicos y el director del grupo. Ninguno de losintegrantes actuales estaban en el grupo fundacional que continúa continúa siendo un conjunto de son montuno tradicional. Vamos con Llegó el dulcerito del Septeto Nacional en una relativamente reciente grabación de 2002, porque ya lo habían grabado en años anteriores.

Esto es un ejemplo perfecto del son cubano. Voces, contrabajo, trompeta, tres (esa guitarra tan cubana de tres cuerdas dobles), bongos, tumbadora, güiro…

CompayBarrosoRumberos

Vendedores callejeros había de todo tipo, el que vendía cacahuetes, o sea maní, el del jabón, el carbonero, el que vendía caramelos, el del pescado, el que vendía fruta… y este cantaba lo que vamos a escuchar ahora, será Compay Segundo que lo grabó en su disco “Lo mejor de la vida” publicado en 1998, en la última etapa de su vida después del exitazo mundial de su participación en la película documental de Wim Wnders “Buenavista Social Club”.

Eran frecuentes los segundos sentidos, como en toda la música popular cubana, por ejemplo nada más hay que escuchar la letra de este pregón del vendedor de pescado. Escucharemos a uno de los grandes cantantes cubanos, Abelardo Barroso, con su combo sonero en el que se incluye violín y flauta, cantando El cangrejito

Y con este pregón en forma de rumba, concretamente un guaguancó interpretado por Los Rumberos de Cuba, acabaremos este programa dedicado al pregón cubano. Es el pregón de un vendedor de alambre para tender la ropa y los palos para sujetarlo, un producto curioso hoy en día.

Y con Los Rumberos de Cuba acaba este programa.

Autor: Carles "Tocho" Gardeta

Nacido en Barcelona de toda la vida, varón de 1,78 mt de altura y de complexión normal. Especialista en proyectos sin futuro y en producciones totalmente improductivas. Entre sus numerosas habilidades se cuentan las de montar en bicicleta, comer con cubiertos o hacer click con el mouse. Perdidamente enamorado de la música cultiva el vicio de escribir sobre ella, a pesar de entrar en conflicto con su admirado Frank Zappa respecto a lo que este dijo sobre lo de escribir sobre música, que es tan absurdo como bailar sobre arquitectura.

No hay comentarios

Publica tu comentario